Banner Noticias Publicidad
 

Recibe Landa a las peregrinas

Compartir nota

Fervor y alegría pese a la extenuante caminata.

 

Por Rubén Pacheco

Fotos: Miguel Cruz

Enviados

Noticias

 

Bajo la refrescante mañana del domingo la columna de mujeres peregrinas salió del pueblo que alberga una de las misiones, la de Tilaco, con rumbo hacia la cabecera municipal de Landa de Matamoros.

En los primero minutos de la mañana los habitantes ofrecieron café y pan a las peregrinas, al salir del pueblo se internaron en las montañas con dirección a los Otates donde sería su primera parada.

Por veredas atravesaron el cerro para dirigirse a la comunidad de Las Ánimas, ahí los cuerpos de auxilio y algunos habitantes ya las esperaban para ofrecerles agua, y medicamentos a quienes padecen alguna enfermedad.

En la cancha del pueblo se ofreció música cristiana, que pese al cansancio de horas de camino las mujeres bailaron y aplaudieron a son de las canciones. Más tarde un sacerdote ofreció una misa, no sin antes confesar a las penitentes.

En su homilía el religioso llamó la atención a las feligreses, pues las llamó a que lleven con devoción la penitencia que se han impuesto en estos días.

Y es que apenas se trata del tercer día de camino antes de llegar al Tepeyac, donde se les unirán más mujeres con la misma devoción.

Es así como Josefina, proveniente de Cadereyta, fue de las primeras en llegar para aprovechar el momento y descansar más tiempo.

Recostada bajo la sombra de un árbol escucha la música, mientras una enfermera la dota de unas pastillas de ácido fólico. Pregunta si le pueden checar la presión  y ella asiente.

El resultado fue que su presión se encuentra ligeramente abajo, sin embargo le aseguran que es normal dada la fatiga del camino. Sabe que la hora de descanso antes de llegar a Landa será suficiente para recobrar fuerzas.

La misma situación viven otras mujeres de la peregrinación, sin embargo la experiencia de cada año les garantiza que todo saldrá bien, una noche de reposo y un baño son suficientes comenta Josefina.

Comentarios

comments

Compartir nota