Banner Noticias Publicidad
 

Elizabeth, una mujer con apetito de conocer el mundo

Compartir nota

La historiadora inglesa que se apasionó el Día de Muertos en México

Por Tina Hernández

Noticias

Flores de cempasúchil, calaveritas de azúcar y chocolates, limpia de tumbas, comida en los panteones, mariachi a los muertos y catitas de niños pintadas de calaveras; tradición llena de color, música y sabor que la historiadora inglesa, Elizabeth Maitland, se propuso vivir en carne propia, lo que la llevó a embarcarse en una aventura que la trajo a Querétaro.

Dos cosas impulsaron a Maitland a venir a México, la película animada “coco” de Lee Unkrich, Adrián Molina, que alimentó más el deseo de la inglesa de presenciar el festejo de Día de muertos, el sabor de la salsa Valentina, que probó por primera ocasión en Inglaterra de manos de un amigo de Guadalajara que mantenía una estancia en aquel país.

“Recuerdo la primera vez que probé la salsa Valetina fue también la primera vez que conocí a un mexicano, un amigo que conocí en Francia y él traía consigo salsa Valentina, y me encanto. A  mi regreso a Inglaterra me llevaré unas botellitas

Cuando estaba en Colombia vi la peli Coco y yo quise ver el Día de Muertos con mis propios ojos. También creo que hay una gran influencia de México en toda Latinoamérica, entonces decidí ver México, su gente y su cultura y me encantó”.

En México, Eliza trabajo en la universidad Tecnológica de Querétaro (UTQ) como auxiliar del idioma ingles ante grupo, a través de un programa de colaboración de educación entre México e Inglaterra, asimismo ejerció como historiadora en dos colaboraciones en esta casa editorial, en las que abordó temas del Segundo imperio.

El primero fue sobra las tejas que se presumía eran de la fragata Novara que trajo a Maximiliano desde Europa para gobernar México, mismo que lo regreso muerto. Se presumía que las tejas venían como lastres, mismas que se utilizaron para la construcción de la capilla. Sin embargo se conoció que las dichas tejas fueron traídas al país posteriormente.

El segundo trabajo que la historiadora realizó para esta casa editorial una investigación sobre la presunción de que al cadáver del emperador correspondían a la imagen de la Virgen de la dolorosa, misma que hoy mantiene recito en el museo Regional de la capital del estado, no obstante uno de los restauradores del Instituto Nacional de antropología E Historia (INAH) descubrió que dentro de la Virgen estaban los fragmentos de los ojos de la virgen, con lo que se desmintió la leyenda. 

“Como historiadora creo que México es increíble ha tenido una historia muy diversa, y mucha influencia de Europa, que combina con la de los pueblos originarios. Es fascinante

En carácter Maitland contrastan con el grueso de los europeos, pues su trató es liviano, extrovertido, amable y espontaneo –dice forma que aprendió de sus viajes en Latinoamérica, del trato con la gente y su cultura, al tiempo de reconocer que en el viejo continente la calidez es una virtud que haría de maravilla a Europa.

Las ganas de conocer y vivir en piel propia la cultura de otros pueblos es el sello que la distingue, en Querétaro aprendió a caminar el centro , amar los cafés, y vivir los eventos culurales, así como a enfadarse por el tráfico y a pronunciar las groserías que distinguen a los mexicanos en el mundo. 

Comentarios

comments

Compartir nota