Nos urge hacer ciudad

Compartir nota

Por: Emmanuel A. González Anaya[1]

 

Hace un par de años leí un artículo que hablaba sobre que la ciudad se había convertido en el nuevo negro (city is the new black), haciendo referencia a que el tema de las ciudades estaba en boca de todos y se escuchaba hablar de tecnicismos (densificar, gentrificación o resiliencia, por citar algunos); rockstars del urbanismo (Enrique Peñalosa, Jane Jacobs, Jan Gehl, por ejemplo); y metodologías que permiten una mejor planeación urbana (DUIS, DOT, Smart Cities, etc.) en todos los cafés.

Por supuesto coincido con esa idea. El urbanismo, de cierta manera, se ha socializado; existen diversos foros, congresos y conferencias en las que se habla sobre temas de ciudad (y territorio) de manera visionaria y responsable y, sin embargo, las ideas que se plantean en ellos no han logrado convertirse en acciones y políticas públicas tangibles en nuestro estado que generen “urbanidad”.

Para lograr lo anterior tenemos que pensar en nuevos instrumentos de planeación y normas urbanas que pongan al entorno al centro y generen condiciones para ser vivido por los ciudadanos de manera armónica.

Seguimos dependiendo de leyes y normas basadas en el desarrollo urbano que intenta dotar de infraestructura básica, áreas de transmisión gratuita sin vocación, tenencia de la tierra legal y vialidades no conectadas con el resto de la ciudad.

Es momento de cambiar el paradigma hacia un urbanismo que además de promover lo anterior, establezca reglas claras sobre la forma urbana, los usos de suelo coherentes, los espacios públicos conectados y seguros, y se enfoque en “la acción”.

Que el nuevo negro sea no solo hablar de ciudad, sino hacer ciudad.

[1] Emmanuel A. González Anaya es Maestro en Arquitectura y Nuevo Urbanismo y funge como director general de TallerMx y director del departamento regional de Arquitectura del Tecnológico de Monterrey

Comentarios

comments

Compartir nota