Ni robots ni la inteligencia artificial deben decidir el futuro del trabajo

Compartir nota

EFE

 

Ginebra.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) abrió hoy la que es seguramente su conferencia anual más importante en sus cien años de historia, de la que se espera surjan orientaciones claras para evitar que el futuro de los trabajadores sea dictado por robots o por la inteligencia artificial.

“La gente necesita sentir que recupera el control de sus vidas (…), el futuro del trabajo no está predeterminado y no será decidido por robots, ni por la inteligencia  artificial”, dijo el director general de la OIT, Guy Ryder, al inaugurar las reuniones, en las que participan 5.000 delegados de gobiernos, organizaciones sindicales y entidades que representan a los empleadores.

Ryder sostuvo que la credibilidad de la organización depende de que todos los participantes llamados a tomar decisiones entiendan que no se pueden seguir abordando los temas como en el pasado y que es momento de proponer a los gobiernos estrategias claras para que den a los trabajadores las respuestas que esperan.

“El futuro del trabajo será decidido por nuestras decisiones y acciones, y por nuestra voluntad de cooperar”, recalcó el secretario general, de origen británico y que llegó a la OIT desde la vertiente sindical.

La justicia social, desde la perspectiva del acceso al trabajo decente, es la base de la misión de la OIT, considerada como “el parlamento mundial del trabajo” y de la que proviene toda la legislación internacional que protege los derechos básicos de los trabajadores en el mundo.

La expectativa se centra en dos puntos de la agenda de las dos semanas de reuniones de la OIT: los debates con vistas a la adopción de una convención internacional contra la violencia y el acoso en el trabajo, y las negociaciones de una declaración sobre el centenario de la organización.

Ryder recalcó la importancia del primer punto y señaló que adoptando esa convención “esta conferencia luchará contra los abusos que ofenden los principios básicos de la decencia de las personas”.

Advirtió que, de lo contrario, el prestigio de la organización se verá afectado, adelantándose a debates que prometen ser intensos en vista de que hay varios desacuerdos por superar.

Comentarios

comments

Compartir nota