Banner
 

GANADORES DE LA 91 ENTREGA DE LOS PREMIOS OSCAR

Compartir nota

EFELa colonia Roma de Ciudad de México vivió este domingo una noche agridulce por el resultado en los Óscar de “Roma”, que no logró el galardón a mejor película aunque sí el de mejor director por Alfonso Cuarón, uno de los vecinos más ilustres de este barrio capitalino.

Durante toda la tarde, vecinos de la Roma y algunas celebridades se fueron concentrando en la Plaza Río de Janeiro, donde el ayuntamiento instaló cinco pantallas gigantes para seguir la que estaba llamada a ser una noche histórica para México en los Óscar.

Cuando se escuchó que el galardón a mejor película era para “Green Book”, el silencio y las caras de incredulidad se extendieron por toda la plaza en la que pocos segundos antes todo era esperanza y vitoreos a favor de “Roma”.

Fue como un cubo de agua fría caído tras la euforia desatada por la victoria como mejor director de Cuarón, quien sucedió a su amigo Guillermo del Toro en una categoría prácticamente monopolizada por mexicanos durante los últimos cinco años.

Sin embargo, esta cinta ambientada en la Roma, que explora el clasismo de México en 1970 a partir del rol de las trabajadoras del hogar, sí hizo historia al convertirse en la primera cinta mexicana en ganar el galardón a mejor película extranjera.

Además, fue la primera obra cinematográfica de la historia nominada tanto en la categoría de mejor película como en la de mejor película extranjera.

“Este es un verdadero triunfo para ‘Roma’, para Cuarón, para México y para esta colonia”, dijo a Efe Rodrigo, un joven actor mexicano que acudió al corazón del barrio para seguir en vivo lo que pasaba en el Teatro Dolby de Los Ángeles.

Rodrigo, que ha visionado todos los filmes nominados, sostuvo que el resultado de “Roma” es “excelente” por ser la mejor película extranjera y la “primera vez” que la estatuilla de mejor director y mejor fotografía cae en la misma persona, Alfonso Cuarón.

Quien también regresó casa “contenta” fue Patricia, una vecina de la Roma de toda la vida que creció en una familia de clase media con dos trabajadoras del hogar de origen indígena, un ambiente que retrata esta película autobiográfica de Cuarón.

“Me parece increíble ver una película de mi país nominada a 10 Óscar y que se le de toda la importancia, amor y respeto que se merece”, dijo a Efe al acabar la gala.

Yalitza Aparicio, que en “Roma” interpreta a Cleo, una trabajadora del hogar mixteca, no se llevó la estatuilla a mejor actriz protagonista, pero sí logró un estruendoso aplauso de los vecinos cada vez que se proyectaba su rostro en las pantallas.

Esta joven maestra del sureño estado de Oaxaca con raíces indígenas y sin formación artística hizo historia al ser nominada como mejor actriz y ha conseguido hacer reflexionar a todo un país sobre el trato a los pueblos originarios.

Marina de Tavira no pudo sumar la estatuilla de mejor actriz de reparto para “Roma”, que tampoco se llevó la de guión original, ni diseño de producción ni edición y mezcla de sonido, a pesar de que el filme transporta al espectador hasta este barrio a través de su particular universo de ruidos.

El público, que disfrutó de palomitas durante la retransmisión, estuvo atento a todos los galardones y reaccionó con aplausos cuando el español Javier Bardem, quien presentó el Óscar a mejor película extranjera para “Roma”, criticó el muro que Donald Trump quiere construir entre México y Estados Unidos.

Y también aplaudieron tras el alegato en favor de los inmigrantes que hicieron el mexicano Diego Luna y el chef español José Andrés al subir al escenario hablando precisamente de “Roma”.

Pero los únicos que lograron un silencio sepulcral en esta fiesta del cine organizada en la Roma fueron Lady Gaga y Bradley Cooper al interpretar la romántica “Shallow”, premiada con el Óscar a mejor canción original.

Comentarios

comments

Compartir nota