Banner
 

El debate, un ejercicio de muy alto valor: Mons. Lara Becerril

Compartir nota

POR MANUEL PAREDÓN Noticias El Vicario General de la Diócesis, Mons.

Martín Lara Becerril, coincide con la propuesta de algunas organizaciones ciudadanas y empresariales de llevar a cabo un cuarto debate presidencial, pero rechazó el planteamiento de uno de los candidatos de mutilar a los sinvergüenzas.

De esto último, argumentó que el cuerpo humano merece todo el respeto y llegar tales excesos no es el camino adecuado para educar a un pueblo.

Del encuentro que recientemente sostuvieron los candidatos Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, opinó que fue un gran ejercicio ciudadano de altísimo valor más allá de todas las contingencias, que dio elementos de discernimiento para emitir un voto responsable.

Dijo que habría que reconocer el grande esfuerzo que hace el Instituto Nacional Electoral (INE) para su organización y preparación y de acuerdo al esquema, se cumplieron las cosas como las planteó.

En tanto, los candidatos, respondieron lo que a su juicio forma a la Nación, lo que a su entender, es necesario.

A su aparecer un debate de dos horas con cinco candidatos, era difícil abordar toda la temática y por eso habrá otros dos y algunos foros.

Sobre la propuesta de uno de los candidatos y ONGs de un cuarto debate, externó que si en el camino se ve la necesidad de otros, no ve que hubiera algún problema.

En primer lugar, habría que decir, insistió que el debate fue un ejercicio ciudadano donde se tuvo la oportunidad de juntar a todos los candidatos y sentirlos y escucharlos.

Destacó que en el debate se pudo ver la personalidad de cada uno de ellos, el modo de enfrentar un momento difícil, sus reacciones, expresiones, gestos.

En suma: fue posible conocer la personalidad de cada uno de los candidatos.

También fue un momento muy importante porque la ciudadanía pudo contrastar sus esbozos de proyectos de Nación, por lo menos en la materia que se les pidió debatir.

Cree que con lo expuesto por cada uno de ellos, la ciudadanía se allegó información bastante clara, precisa de sus propuestas.

La finalidad última de estas personas, pedir el voto de la ciudadanía para “el proyecto” que están representando.

De ahí que considerara que este ejercicio dio muchísimos elementos para que el uno de julio se haga un voto consciente, libre y razonado.

Cree que los siguientes debates, ayudarán a completar una visión de Nación, una visión del candidato que la sustenta, y emitir un sufragio bastante razonado.

En el último término de todo esto, puntualizó que se trata de que la ciudadanía esté lo suficientemente informada, educada y tenga los elementos necesarios para emitir un voto con responsabilidad, porque lo que está en juego no son los candidatos sino la historia de la Nación, lo que está en juego, es el diseño social, económico y de desarrollo educativo del pueblo mexicano.

En ese sentido, el religioso estableció que no hay que perder de vista todo esto o nos podríamos ahogar en otros temas totalmente secundarios.

Comentarios

comments

Compartir nota