Tensión en Islamabad tras choques islamistas-policía

Compartir nota

EFE Islamabad.

– Pakistán vivió hoy una tensa calma con esporádicos choques entre los islamistas que desde hace 19 días bloquean una entrada a Islamabad y la Policía, mientras Gobierno y Ejército discutían qué curso seguir un día después de una fallida operación policial que causó seis muertos y cientos de heridos. Cientos de seguidores del clérigo Khadim Hussain Rizvi, del partido Tehreek-e-Labbaik Pakistán, continuaron ocupando una entrada a Islamabad y atacaron a la Policía a media mañana, pero la situación se calmó a lo largo del día, a la espera de una decisión del Gobierno.

“Los manifestantes lanzaron piedras a los agentes y quemaron varias motocicletas de las fuerzas de seguridad”, informó a Efe un portavoz de la policía de la capital de Pakistán, Zia ul Qamar. Otra fuente policial que prefirió mantener el anonimato indicó a Efe que los manifestantes quemaron además un control policial y un coche de las fuerzas de seguridad en la zona donde protestan.

Los choques se producen un día después de que las fuerzas de seguridad lanzasen una fallida operación para disolver la protesta de Rizvi, que demanda la dimisión del ministro de Justicia, Zahid Hamid, por un cambio en la forma de jurar los cargos electos, hecho que consideran blasfemia contra el islam. En los choques de ayer murieron al menos seis personas y 192 resultaron heridas, indicó a Efe la portavoz del servicio paquistaní de Rescate 1122, Deeba Shahnaz.

A pesar de que ayer por la noche el Ministerio del Interior ordenó al Ejército el despliegue de tropas para controlar una situación que se había extendido a otras ciudades, los militares no tomaron esas medidas. En lugar de ello, el Ejército pidió una clarificación de la orden en un comunicado en el que afirmó que la Policía no había sido utilizada “óptimamente en toda su capacidad” y citó una orden de un tribunal prohibiendo el uso de armas de fuego para dispersar la protesta.

Según el diario Dawn y la televisión Geo, el primer ministro, Shahid Khagan Abbasi, y el jefe del Ejército, Qamar Javed Bajwa, mantuvieron una reunión para tomar una decisión acerca del curso a seguir, aunque no se produjo ningún anuncio oficial acerca de qué medidas tomarán. Además, los militares tomaron posiciones en edificios gubernamentales en la llamada zona roja de Islamabad, que acoge las principales instituciones estatales del país, como la oficina del primer ministro o el Tribunal Supremo. Los islamistas, por su parte, aseguraron que no se moverán del lugar.

Comentarios

comments

Compartir nota