Banner Noticias Publicidad
 

Nuevo telescopio gigante será instalado en el norte de Chile

Compartir nota

PARÍS, 12 Jun 2012 (AFP) – El Consejo del Observatorio Europeo Austral (ESO) dio un nuevo paso en la observación lejana del universo, al aprobar el programa del telescopio gigante europeo (E-ELT, “Extremely Large Telescope”) que será instalado en el Cerro Armazones, una montaña a 3.060 metros en el desierto del norte de Chile.

Muy esperado por la comunidad científica, el E-ELT tendrá un espejo segmentado de un diámetro sin precedente de 39,3 metros y será el mayor telescopio del mundo para observaciones directas e infrarrojas.

El nuevo telescopio quedará instalado en las inmediaciones de otro telescopio del ESO, el del Cerro Paranal, que está equipado de un conjunto de telescopios que constituyen ya un “Telescopio muy grande” (VLT, según su denominación en inglés).

Si todo funciona como previsto, el E-ELT debería comenzar sus operaciones científicas a comienzos de la próxima década.

En la categoría de proyectos de telescopios gigantes, el E-ELT compite con el Thirty Meters Telescope (TMT), de 30 metros, iniciado por Estados Unidos, y con el Giant Magellan Telescope, o GMT, de 24 metros.

“El E-ELT permitirá llegar a los confines del universo para tratar de observar las primeras galaxias que están constituidas por generaciones de estrellas que se sospecha que existen, pero que nunca han sido observadas”, explicó a la AFP Jean-Gabriel Cuby, director de Laboratorio de astrofísica de Marsella.

Esta observación es importante para comprender la evolución del universo, destacó.

Los telescopios gigantes deberían permitir también “caracterizar mucho mejor a los exoplanetas” -los planetas fuera del sistema solar- y de investigar sobre las condiciones en ellos que podrían ser propicias a la vida.

Para aprobar el inicio del programa, los dos tercios de los Estados miembros del ESO (es decir al menos diez) deber votar en su favor.

En la reunión del Consejo celebrada el lunes, en la sede del ESO en Garching (Alemania), votaron por el inicio del programa del E-ELT Alemania, Austria, Holanda, República Checa, Suecia y Suiza.

Cuatro Estados votaron “ad referendum” (a condición de ser aprobado) en favor del inicio del programa: Bélgica, Finlandia, Italia y Reino Unido, y otros cuatro -Dinamarca, España, Francia y Portugal- se esforzarán para unirse a los anteriores “en un futuro próximo”.

Según la resolución adoptada el lunes, los gastos relativos al proyecto, salvo los trabajos de ingeniería civil iniciales, sólo comenzarán cuando la contribución comprometida por los países miembros haya superado el 90% del presupuesto global de más de mil millones de euros.

Según los planes actuales, los primeros contratos industriales importantes para el E-ELT debería ser aprobados, y la mayor parte de su financiamiento comprometida, “durante el año próximo”.

El ESO estimó que “este plazo debería ser suficiente para que las condiciones se cumplan”, a saber el voto de los Estados que votaron “ad referendum”, la participación de los otros países miembros, y el término del procedimiento de ratificación por Brasil.

Comentarios

comments

Compartir nota