Banner Noticias Publicidad
 

Robots impedirán fuga de cerebros

Compartir nota

MÉXICO, D.F., (EL UNIVERSAL).- Con la visión de evitar la fuga de cerebros y vincular desde el origen a ingenieros especializados con la empresa aeronáutica, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) inauguró el primer Laboratorio Franco-Mexicano de Formación de Ingenieros y de Apoyo a la Innovación.
“La innovación requiere de conocimientos básicos. Nos han dicho que si hacemos ciencia básica nos alejamos de la sociedad. Este programa está ligado a problemas reales de la industria, como mejoras en diseños, procesos de producción, materiales, enfocado a la aeronáutica. Se modela en computadoras y luego se prueba en el laboratorio. La tesis está enfocada a resolver problemas de la industria”, dijo en entrevista con esta casa editorial René Asomoza, director del Cinvestav.
Ideado dentro de la maestría en Diseño Interactivo y Manufactura Innov@Prod (DIM) que se imparte en colaboración con las universidades francesas Arts et Métiers ParisTech y ESTIA École d’Ingénieurs; la célula de manufactura es la primera en su tipo en México que permite tanto a estudiantes como empresas proponer soluciones a problemas concretos de la industria.
“Lo que estamos haciendo es complementar experiencias. Nosotros tenemos grupos de mecatrónica exitosos y ellos -las universidades de Francia- lo que han hecho son programas interactivos que estamos usando. Nos estamos complementando y la formación que adquieren es binacional, bicultural y multidisciplinaria”, dijo Asomoza.
Actualmente, los estudiantes colaboran con empresas francesas en su país y las instaladas en México, como la constructora de helicópteros Eurocopter, así como algunas de capital de ambos países, pero la meta será involucrar a industrias nacionales.
Daniel Parfait, embajador de Francia, recordó que fue el 9 de marzo de 2009 cuando se firmó el acuerdo de creación de este Laboratorio, durante la visita de Estado del presidente francés Nicolás Sarkozy.

Buscando innovar
Sergio Chapa Vergara, coordinador de la maestría, comentó que entre el equipo que tendrá el DIM son los cinco robots del modelo IRB 2400 que pueden tener varios usos, dependiendo del tipo de industria en la que se quiera ocupar, por ejemplo, desde hacer soldaduras, montajes, limpiezas de piezas, inyecciones de metales para hacer moldes y manipulación de diferentes materiales.
“Estas instalaciones ayudarán a cristalizar las expectativas que se tienen con este posgrado a corto y mediano plazo, ya que permitirán brindar una mejor preparación a los alumnos de esta maestría binacional”, dijo durante su participación Chapa Vergara.
Otro de los puntos a resaltar, es que el diseño del laboratorio o célula de manufactura fue ideada dentro de la maestría, entre ellos el doctor Alejandro Rodríguez Ángeles y la maestrante Claudia Sánchez.
“La idea de la célula de manufactura flexible es que todo el proceso será automático sin intervención humana. Los robots se van a encargar de elaborar piezas de alta calidad, como ejes de máquinas, piezas de robots, incluso estas máquinas pueden crear piezas de sí mismas. Una pieza puede venir de un almacén y el robot se encargará de todo el proceso de manufactura”, explicó Rodríguez Ángeles, también jefe de sección de Mecatrónica del Cinvestav.
Rodríguez Ángeles dijo que en la maestría se aprende desde el diseño de la pieza, el proceso de manufactura que sea más óptimo, el modelado en software y finalmente producirlas y ver si funcionó su producto final.

Con tres generaciones de jóvenes que han tenido estancias profesionales en Francia, el próximo año 15 ciudadanos franceses han mandado su solicitud al Cinvestav para estudiar el programa en México, destacó el director René Asomoza.
Una de las metas del Cinvestav es tener un programa de doctorado en dos años o menos, para que los alumnos que se gradúan de la maestría del DIM puedan continuar con su desarrollo. Así como laboratorios de realidad virtual y metrología.

Comentarios

comments

Compartir nota