Cercanía con el pueblo pide Obispo

Compartir nota

Por: Manuel Paredón

Fotos: enrique Zamudio

 

En la  concelebración eucarística de acción de gracias por el trigésimo sexto aniversario de su ordenación sacerdotal, el obispo Faustino Armendáriz Jiménez, asumió el insiste llamado del Papa a los clérigos: cercanía con el pueblo.

 

En la significativa ceremonia  que  tuvo como marco   la Capilla de Teología del Seminario Conciliar de  Nuestra Señora  de Guadalupe, concelebró un importante número de sacerdotes.

 

En sus primeras palabras   el prelado  gradecido a Dios por un aniversario mas de su vida sacerdotal y suplicó  oraciones  por él,  por el seminario, centro de la Diócesis, por las vocaciones  y la fidelidad de los sacerdotes.

 

Al adentrarse en su homilía, Mons. Armendáriz Jiménez  volvió a manifestar su agradecimiento a Dios por haberlo llamado al ministerio sacerdotal hace 36 años y que el don recibido se fortalezca.

 

Dijo estar  consciente que sin los auxilios divinos que proceden de la benevolencia de Dios, la vocación sacerdotal puede perder el vigor y s frescura que le son propicios.

 

“Hoy vengo con el corazón agradecido para cantar como el salmista: Bueno es el Señor para con todos y su amor  se extiende a todas las creaturas, remarcó.

 

En este contexto de gratitud,  Monseñor Armendáriz Jiménez, explico que el Evangelio de Lucas ofrece tres aspectos esenciales a todos los sacerdotes y seminaristas para entender y asumir  este misterio tan grande con pasión y valentía.

 

Indico que estos aspectos  que providencialmente coinciden con los puntos que destacó el  Papa del Evangelio dirigiéndose a los obispos cuando habla de la oración para  ser conscientes  que las elecciones  de Dios  para hablar de la cercanía con el pueblo.

 

De estos aspectos esenciales, el prelado comentó que el sacerdote es fruto de la oración de Jesús.

 

Cuando las decisiones resultan urgentes, complejas, su  oración se hace mas  prolongada y en ese sentido, afirmo que el sacerdote es fruto de la oración de Jesús.

 

Y si el sacerdote es otro Cristo, entonces su vida deberá  estar inmersa en la oración, obra de Dios, que  exige compromiso y continuidad del sacerdote.

 

Los sacerdotes,  hoy están llamados a ser  testigos de oración, precisamente porque nuestro mundo está cerrado a la esperanza que lleva al  encentro con Dios, enfatizó.

 

Entonces vendría su  firme exhortación al presbiterio, fortalecer la oración por nuestro pueblo  lo que consideró fundamental

,

En el segundo aspecto, Monseñor Armendáriz Jiménez, refirió que el sacerdote tiene una misión muy especial , la apostolicidad, el ser enviados y los obispos como dijo el Papa,tiene que tener  la humildad de reconocer que ha sido elegido por Dios para ser enviado a donde El quiera.

 

En ese sentido, enfatizo que el camino del consagrado es un camino de obediencia de apertura a lo que Dios les pide.

 

Que no tengamos miedo de este privilegio que el Señor nos  ha dado porque el sacerdocio no puede entenderse de otra manera ni con una misión diferente   exclamo.

 

En ese sentido, le vino a su memoria  los laudes de la Liturgia de las Horas, Señor tu me llamaste para ser instrumento de tu gracia, anunciar la buena nueva  para salvar a las almas, instrumento de paz y de justicia, Señor haz lo que quieras conmigo, Señor  tu me llamaste para salvar al mundo, Señor tu me llamaste para ahuyentar los lobos del  rebaño.

 

Ojalá que para nosotros este himno sea siempre un referente el examen de conciencia como sacerdotes,  terminó.

 

Comentarios

comments

Compartir nota