GRAN CORRIDA ENGALANÓ FIESTA DEL ARTE, TORO Y VINO

Compartir nota

POR MERCEDES CORTÉS FOTOS MIGUEL CRUZ/ Y GERARDO PEDRAZA Noticias Cientos de queretanos apasionados por la lidia taurina se reunieron en la gradería de la Arena Tequisquiapan para ser testigos del triunfo del diestro español Enrique Ponce, el sello artístico de Pablo Hermoso de Mendoza, la faena del matador potosino Fermín Rivera y la destreza del matador hidrocálido Arturo Macías “El Cejas”.

La arena, que fue adecuada para la corrida programada en la Feria del Arte, Toro y Vino 2017, recibió a la afición taurina desde las 16:30 horas del pasado sábado bajo un clima cálido que dejó puestas las condiciones para la degustación de bebidas refrescantes, vino y tabaco, como elementos obligados para la consumación tradicional de la fiesta brava.

Al partir plaza los toreros, inició el clamor de sus seguidores; Enrique Ponce, que salió triunfador al cortar orejas y rabo, recibió el clamor de los presentes que siguieron con detalle cada faena de su jornada.

Similar suerte definió el toreo de Pablo Hermoso de Mendoza, merecedor de la aprobación del público por su gallardía y precisión al enfrentar al toro.

Un evento por demás apasionante para los amantes de la fiesta brava; las frases ya institucionalizadas que acompañan su tradición; acompañaron a cada pase majestuoso de sus autores, Enrique Ponce, identificado por chaquetilla y taleguilla azúl rey con luces doradas, fue el más aclamado mientras que Pablo Hermoso de Mendoza, conocido como el mejor rejoneador del mundo, lució revestido en una indumentaria tradicional en azúl brillante con la que arrebató el arrobo del público hasta lograr las dos apéndices que fijaron su empeño.

Una corrida que no dejó nada a la expectativa de sus seguidores, la bravura de los toros acompañó cada jornada de los diestros exigiendo de ellos la mejor habilidad.

Comentarios

comments

Compartir nota