ORAR POR LA PAZ EN MÉXICO: OBISPO FAUSTINO

Compartir nota

POR ENRIQUE ZAMUDIO Noticias En la Solemnidad del Domingo de Ramos, el Obispo de Querétaro, Mons.

Faustino Armendáriz Jiménez, llamó a levantar, con esperanza y valentía, las palmas de la victoria y de martirio, y elevar al mismo tiempo una oración por la paz en México, tan plagado de violencia e inseguridad.

Ante cientos de feligreses congregados en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, Don Faustino exhortó a levantar las palmas por Querétaro “para que Dios siga estando en el corazón de quienes habitamos estas tierras tan llenas de fe”.

Previo a la procesión hacia la Santa Iglesia Catedral, el Obispo Faustino pidió orar por la vida, en un México donde los miles y miles de niños asesinados en el vientre de su madre son una realidad, de manera legal.

“Levantemos esta palma orando por aquellos que tienen la responsabilidad de legalizar todo esto que atenta contra la dignidad y los derechos de la persona humana”.

Don Faustino Armendáriz expresó que este Domingo de Ramos nos recuerda el momento en que Jesús aceptó la voluntad de su padre de entrar a Jerusalén donde sabe que será crucificado y donde va a abrazar la Cruz.

“La Cruz no se negocia, se acepta, se abraza con humildad o se rechaza y se siguen los planes propios”, subrayó Don Faustino quien dijo que, para muchos, la Cruz es tener un familiar desaparecido, ser víctimas de violencia o inseguridad en México.

La Cruz –agregó- también es la responsabilidad de la fe que se profesa y, asimismo, la honestidad de quienes son líderes de opinión o gobernantes, para ser vínculos de unidad en la sociedad.

Por ello, el líder de la grey católica queretana llamó a dar testimonio en un mundo secularizado, donde la mundanización nos hace justificar la Semana Santa como un descanso muy merecido.

“Se puede descansar, pero también se puede acompañar a Jesús, porque Jesús no estorba y porque el Evangelio nos alimenta”, expresó el prelado, quien señaló que la gran esperanza en este tiempo es recordar que al final está la Resurrección.

Momentos antes del mediodía, cientos de fieles y sacerdotes participaron en la procesión hacia la Catedral de Querétaro, donde se celebró la Ceremonia Eucarística en la Solemnidad del Domingo de Ramos.

Ahí, ante una pletórica Iglesia Catedral, el Obispo de Querétaro, Mons.

Faustino Armendáriz Jiménez, afirmó que “la Pasión es el Evangelio del seguimiento de Jesucristo hasta la Cruz y también hasta la Gloria”.

“La Pasión es un combate que inicia en el desierto con Satanás y, posteriormente, donde el demonio sigue haciendo de las suyas, metiéndose en Judas y debilitando a Pedro”.

En este sentido, Don Faustino exhortó a tomar la decisión de seguir a Jesús y reconocerlo como aquél que viene en nombre del Señor a salvarnos.

Al reflexionar sobre los conceptos de conversión y seguimiento, el señor Obispo explicó que el primero es el deseo de volver a establecer lazos de amistad con aquél que nos creó.

Por otra parte, el seguimiento a Cristo, como ocurrió al inicio de los tiempos, significa dejarlo todo para ir con Jesús, confiar en su guía, convertirse en discípulos y entregarse por la verdad de Dios y el amor.

Comentarios

comments

Compartir nota