Carrera en Querétaro
 

“El sueño de la Malinche”, una fábula artesanal sobre Cortés y Moctezuma

Compartir nota

Notimex “Es algo muy artesanal, y lo digo para que no se hagan ilusiones”, advirtió el cineasta español Gonzalo Suárez al presentar su filme “El sueño de la Malinche” que en febrero se exhibió por vez primera en el Museo del Prado, en Madrid.

La película abunda en la trágica fábula sobre el encuentro de Cortés y Moctezuma con la mediación de una mujer llamada Malinche, quien aportó la palabra.

“El sueño de la Malinche” se desarrolla a través de dibujos fijos no animados, elaborados por Pablo Auladell.

“Quería recuperar una cierta emoción con respecto a un asunto tan polémico, pero no me interesa mucho ese aspecto, ya sabemos de La Conquista sin paliativos ni eufemismos, siempre cruentas”, comentó.

“He querido hacer una fábula y más que una fábula diría que es un cuento para niños.

Me gustan los cuentos y este es donde la génesis está en los cronistas españoles”, indicó ante el público.

Dijo que el proyecto se desarrolló poco a poco.

Prácticamente cada día hallaba un nuevo elemento que incluir para que fuera siendo una realidad, como cuando conoció al dibujante y luego al encargado de la banda sonora.

“En esta película no estoy comprometido con nada ni con nadie y, por cierto, la coincidencia con esto del centenario es no sólo casual sino casi indeseable.

“No quiero tener ningún condicionamiento y, de hecho, esto es una cosa como si hubiera salido con un lienzo debajo del brazo y con la colaboración de un brazo y un pincel”.

Para ese proyecto Suárez pasó años documentándose en las crónicas castellanas, las transcripciones del náhualt, los códices aztecas y los historiadores actuales de la conquista de México.

En el filme participaron los actores Carmelo Gómez, Ana Álvarez y Marian Álvarez, quienes pusieron voz a la imagen a cargo del dibujante Pablo Auladell.

Con esa proyección concluyó la Cátedra Julio Cortázar, a cargo del propio cineasta, que se instituyó por iniciativa de Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez.

Comentarios

comments

Compartir nota