Slackline, el deporte del equilibrio

Compartir nota

Redacción

En Querétaro el Slackline encontró una plataforma como deporte completo en México, actividad que además de involucrar el esfuerzo físico, también aumenta la capacidad de confianza de las personas que descubrieron en la línea tensa un deporte alternativo.

El Slackline o Cuerda Tensa, es un deporte de equilibrio en el que se usa una cinta plana (nylon o poliéster), el cual se combina movimientos de gimnasia y meditación.

En 2017, se instaló en Querétaro la primera escuela de Slackline, a través del impulsor de este deporte en México, Adair Sánchez, quien se fijó como objetivo dar a conocer esta disciplina y fomentar su práctica como una actividad integral de entrenamiento.

El proyecto deportivo cuenta con el apoyo de la Secretaría de la Juventud (Sejuve) del gobierno del estado y el Instituto de la Juventud (Imjuve) del gobierno de la capital.

Para Adair Sánchez, el Slackline es un deporte que también puede fungir como terapia al trabajar la confianza, resiliencia y disciplina, ya que para el deportista: quien camina sobre la cuerda tensa no sólo es un cuerpo, sino una mente.

Para practicar la cuerda tensa no hay límites, pues la edad o alguna discapacidad no es obstáculo, ya que a partir de los tres años en adelante se puede practicar Slackline.

Entre las modalidades de Slackline  se encuentran Trickline o Cuerda traviesa (saltos y trucos de destreza), Waterline o Cuerda acuática (cinta sobre agua), Longline o Cuerda extensa (cinta con más de 40 metros de longitud), Highlines o Cuerda alta (cuerda colocada más de 40 metros de altura), Rodeoline o Cuerda curva (cuerda en forma de U).

El origen del slackline es atribuye  a los escaladores del Valle de Yosemite, Adán Grosowsky y Jeff Ellington, en California, a principios de los años 80,  comenzaron a andar por cadenas flojas y cables cercanos a los aparcamientos como forma de entretenimiento, con el tiempo empezaron a utilizar su propio material de escalada para andar sobre él.

Comentarios

comments

Compartir nota