Orar por el Sínodo pide la Iglesia Diocesana

Compartir nota

Noticias La Iglesia diocesana hace un llamado a la oración por el Sínodo de los Obispos que convocado por el Papa se celebra en el Vaticano.

Así lo señaló el titular de la Comisión Diocesana para la Pastoral de la Comunicación, presbítero Gustavo Licón Suárez.

El tema es “Los Jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

El religioso explicó que el Sínodo, es una asamblea de obispos que se reúnen durante un tiempo determinado, para fomentar una estrecha relación y ayudar con sus consejos al Romano Pontífice, en la salvaguardia y el crecimiento en la fe y las costumbres, en la observancia y la consolidación de la disciplina eclesiástica, y estudiar los problemas referidos a la actividad de la Iglesia en el mundo.

Por otro lado, informó de la canonización de Mons.

Oscar Arnulfo Romero Galdámez, obispo de El Salvador.

Nació el 15 de agosto de 1917 en Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, República de el Salvador.

Fue ordenado sacerdote en 1942.

Nombrado arzobispo de San Salvador en el año de 1977.

Óscar Romero luchó en defensa de los humildes, rechazando la violencia y propagando el amor a la justicia.

Fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz, en el año de 1980.

Fue asesinado el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba la Santa Misa.

El mártir salvadoreño fue beatificado el 23 de mayo de 2015 por el Papa Francisco.

Será canonizado el día 14 de octubre en Roma, mientras transcurre el Sínodo de los Obispos.

El milagro aprobado que permite declararlo santo, es la curación inexplicable de una mujer embarazada.

Se trata de una mujer salvadoreña con una enfermedad terminal y “condenada a morir”, pero que sin embargo ante la constante súplica, en la cual pedía la intercesión de Mons.

Romero, sanó y dio a luz también a un bebé saludable.

También confirmó la canonización del Papa Paulo VI, Giovanni Battista Enrico Antonio María Montini quien nació el 26 de septiembre de 1897 en Concesio, Lombardía, Italia.

Fue ordenado sacerdote el día 29 de mayo de 1920.

En Roma fue asignado a la oficina de la Secretaría de Estado, en donde permaneció por 30 años.

El entonces Papa Montini, durante la Segunda Guerra Mundial, era responsable de organizar la atención y el socorro a los refugiados políticos.

Comentarios

comments

Compartir nota