Vuelve la magia de “Pedro y el Lobo” para encantar al Auditorio Nac.

Compartir nota
Notimex La composición sinfónica de “Pedro y el lobo”, del compositor ruso Sergei Prokofiev (1891-1953), atrapó las miradas de niños y niñas que se dieron cita esta noche en el concierto “Allegro Sinfónico para niños” en el Auditorio Nacional de esta ciudad.La historia, entregada por un narrador acompañado por orquesta se llevó los aplausos en el regreso por segundo año consecutivo de este concierto en el colosol de Paseo de la Reforma.

Galardonado con el Oscar en 2007, el cortometraje animado que se proyectó acompañado por la música de la Orquesta Sinfónica de Minería, bajo la dirección de Raúl Delgado, tuvo buena acogida en un espectáculo cuyo programa sinfónico tuvo además la obra “El carnaval de los animales”, de Camille Saint-Saens.

La cinta, narrada con mucha música, tiene el propósito de que los niños descubran los instrumentos que integran una orquesta, la narración se interrumpe por pequeños intermezzi musicales, en los que los personajes y la acción son ilustrados por cada instrumento.

El relato se centra en la aventura que vive Pedro, un niño que decide enfrentarse a un lobo que tiene aterrorizados a quienes viven cerca del boque.

Con esta temática, Prokofiev explota la particularidad de cada instrumento presentado en el cortometraje animado paras caracterizar a los personajes: Pedro, cuarteto de cuerdas; pájaro, flauta transversa; Pato, oboe; el Gato, clarinete; el Lobo, cornos; el Abuelo, el fagot y los Cazadores, instrumentos de madera y cobre.

Uno de los principales objetivos de ‘Allegro sinfónico para niños’ es elegir como narradores a personalidades del mundo del espectáculo con gran poder de convocatoria entre el público infantil y juvenil.

En esta ocasión, la exintegrante de Timbiriche, Sasha Sökol, repitió como narradora, en un concierto de poco más de una hora y 30 minutos, ante un recinto que registró una extraordinaria entrada, a pesar de la ligera lluvia que se dejó sentir en esta zona de la capital del país.

El concierto abrió con la obra “El Carnaval de los Animales”, una suite musical en 14 movimientos, en el que se presentó a igual número de animales, como gallos, tortugas, elefantes, canguros, pájaros, cisnes y hasta restos fósiles, cada uno identificado por un instrumento sonoro de la orquesta.

El Carnaval de los Animales se estrenó en 1886 en un concierto privado pero, inmediatamente, su compositor prohibió que se ejecutara en público por considerar que era un simple divertimento.

Años después cambió de parecer y en su testamento autorizó que la obra se publicara póstumamente; por eso, desde hace 96 años, su carnaval es famoso en las grandes salas de todo el mundo.

Después del concierto, chicos y grandes tuvieron un encuentro con la música en vivo, la cultura, la alegría, la fantasía y la convivencia en familia, que pretende formar nuevos públicos para el género clásico, mediante experiencias de valor emotivas y memorables.

Comentarios

comments

Compartir nota