DISCAPACITADA, DENUNCIA DESPOJO DE UN INMUEBLE

Compartir nota

POR RUBÉN PACHECO Noticias Ma r í a Teresa P a z Mondr a g ó n t i e n e una discapacidad generada desde el 2006 cuando un camión del transporte público la atropelló en el estado de Nayarit, mientras trabajaba para la legislatura de aquel estado.

Esa discapacidad la devolvió a su natal Querétaro, sin embargo, ahora no tiene dinero para comer, pues fue despojada de la vecindad heredada por una de sus tías.

Aquel accidente le produjo a María la dificultad para hablar y gesticular, además de la dificultad para poder caminar.

Al no contar con familiares cercanos en aquella entidad decidió volver a Querétaro para vivir con una tía.

Ella ayudaba a su tía con la administración de una vecindad ubicada en el barrio de San Roque, mientras que ambas vivían en otra casa ubicada en la misma colonia, a unas calles de aquel inmueble.

Pese a su discapacidad, María se sentía a gusto y útil, lo que le generaban ganas de salir adelante y por ello no se había enfrentado a la necesidad de buscar empleo.

Sin embargo, los problemas para ella empezaron cuando su tía falleció en el año 2013.

Fue entonces cuando otro familiar apareció, un primo, Benjamín Mondragón Mendoza.

Dadas las circunstancias de María, Benjamín fue nombrado albacea de aquella vecindad.

El litigio determinó que el inmueble se repartiera entre ambos, cinco departamentos para cada uno, los cuales están en renta.

Pero Benjamín no se quedó conforme con la decisión y decidió despojar a María, por lo que poco a poco le arrebató la parte que le correspondía de aquella vecindad.

Incluso llegó a golpearla, lo cual consta en un acta que ella mostró.

Como es de suponer la renta de los departamentos le daba la oportunidad de vivir de manera digna.

Ahora que ha sido despojada se quedó sin recursos para comer.

Aunque para su fortuna la casa donde actualmente vive y vivió con su tía, no le ha sido arrebatada por sus familiares.

Otra dificultad a la que se ha enfrentado María es que su primo Benjamín murió en junio de este año, por lo que prácticamente la vecindad le fue arrebatada por Rosa María Hernández Mondragón, otra de sus primas.

“Piensan que por mi discapacidad yo no sé, pero el nombramiento de albacea no se hereda, el juez tiene que nombrar a otro albacea, que sería yo”, afirma convencida.

Por lo pronto, la situación se volvió más crítica para María a raíz de que el inmueble quedó en manos de otra de sus primas, Rosa María Hernández Mondragón, quien la terminó de despojar de la parte de su herencia e incluso no le permite pasar.

“Estoy en una situación muy crítica, no tengo para comer.

He buscado trabajo, d e s g r a c i a d a m e n t e Querétaro es un estado muy discriminatorio, porque yo he estado en toda la república por mi trabajo y en otras partes he encontrado las puertas abiertas”.

Ante las injusticias de que ha sido objeto, María ha recurrido a la Cámara de Diputados local, donde fue recibida la legisladora Verónica Hernández Flores quien, afirma, no hizo nada por su situación.

“¿Sabe qué hizo?, nada.

Es la licenciada Verónica.

¿Sabe qué?, ni para el camión de regreso me dio.

Qué tristeza”.

Ante la precariedad de su situación económica, María solicitó el apoyo de Sedesol, pero cuando las autoridades visitaron la casa determinaron que ella no podía ser beneficiaria, pues argumentaron que la casa no entraba en los estándares de pobreza.

Aunque ella asegura que no busca ser una carga para nadie, sólo pretende encontrar un trabajo que le ha sido negado en los espacios que ha solicitado.

“Yo no pido una limosna, yo estoy bien.

Yo realmente sé muchas cosas”, concluye al reiterar su denuncia del despojo de que ha sido objeto.

Comentarios

comments

Compartir nota