CATECUMENADO PARA FORTALECER EL VÍNCULO CONYUGAL

Compartir nota

POR MANUEL PAREDÓN Noticias Para salvar al matrimonio, de tanto divorcio, la Iglesia Católica establecerá un profundo catecumenado, incluso desde el catecismo para que los niños valoren la grandeza del vínculo conyugal.

En conferencia, el Vicario General de la Diócesis Mons.

José Martín Lara Becerril y los presbíteros Jaime Gutiérrez y Gustavo Licón Suárez, tocaron el tema.

Y es que en que el elevado índice del rompimiento conyugal incide que las nuevas generaciones fueron educadas con poca tolerancia, excesiva la sobreprotección de los padres a los hijos, falta de diálogo, de entendimiento, problemas económicos y a veces las discusiones por los hijos entre los esposos.

Coincidieron en que durante los años 70s se hablaba de tres de cada 100 matrimonios se divorciaban, en el 2000, cerca de 15 por cada 100, porcentajes que fueron aumentando hasta llegar entre 28 a 30 de cada 100 uniones por lo civil.

Otro de los motivos, aquella campaña pública de la familia pequeña vive mejor, lo cual se convirtió en un fenómeno social.

Asimismo, la idea de los padres todavía que los hijos no sufran lo que ellos sufrieron.

Al insistir en la excesiva sobreprotección de los padres lamentan que ahora las nuevas generaciones ante cualquier desilusión, decepción fracaso y ruptura, abandonan el matrimonio.

En esos momentos, dieron a conocer que el Papa recomendó un profundo catecumenado más es decir, un camino de preparación para el matrimonio más grande, más fuerte, con más consistencia y que no sea solamente el acompañamiento de una catequesis, sino que se inicie desde antes.

Inclusive desde la impartición del catecismo para los niños valoren lo noble del matrimonio.

Por su parte, la iglesia diocesana tiene un área donde recibe, acoge, recibe a las personas que han sufrido una ruptura matrimonial y que también pueden ser salvados.

Se dijo que si bien es cierto el Encuentro Mundial de las Familias, propuso ciertas realidades que se tienen que afrontar, también es cierto que desde hace mucho tiempo las 117 parroquias tienen todo un proyecto en la cuestión familiar.

Entre otras, acciones, se mencionó el acompañamiento espiritual, la vida sacramental donde nadie está excluido, sino que aun en estas circunstancias de separación, pueden prestar un servicio dentro de la Iglesia.

Además, han implementado otras áreas donde aquellos que viven esta situación y enfrentan una realidad solos, tienen la oportunidad de formarse para no sentirse vulnerables, sino capaces de poder ejercer la paternidad a pesar de las circunstancias.

En la Casa de Pastoral, circulan infinidad de personas en busca de una orientación familiar y de drogadicción.

Entonces, a nivel diocesano, existe todo un programa en el cual se está realizando algunas planteadas en el Encuentro Mundial de la Familia.

Comentarios

comments

Compartir nota