¡Que el ahorro no se te haga cuesta arriba!

Compartir nota

Noticias

Ahorrar es un objetivo que tienen gran cantidad de personas, pero que sin embargo no resulta fácil en absoluto. Y no obstante, es necesario contar con un remanente de dinero, ya que nunca se sabe cuándo puede venir algún imprevisto que suponga un buen desembolso de dinero.

Una avería en el coche, un problema de salud, una reforma en casa…Son muchas las situaciones que pueden llevar a alguien a tener que hacer frente a un gasto con el que no contaban. Pero siempre se puede seguir una serie de trucos que haga más sencillo el ahorro. Entre ellos, los siguientes.

Pregúntate si de verdad te hace falta eso que va a comprar

Muchas personas compran de forma impulsiva, y sin duda alguna, esto es un gran error. Cuando la pretensión es precisamente ahorrar, es fundamental preguntarse, antes de pasar por caja o hacer el último clic en una compra online, si ese artículo es realmente necesario. De no ser así, será mejor pensárselo, porque sumando compras, el ahorro se puede llegar a hacer totalmente imposible.

¡Cuidado con endeudarte hasta las cejas!

En ocasiones, hay que afrontar un gasto sin tener ahorros para ello, y no queda más remedio que recurrir a un dinero prestado. Si no se tiene a nadie de confianza a quien pedírselo, hay que optar por solicitar un préstamo.

Pues bien, hoy en día existen muchísimos créditos, ya que no solo los bancos los ofertan. También existen entidades online que ofrecen préstamos de lo más interesantes, razón por la cual es muy importante comparar. Por ejemplo, Moneyman tiene préstamos seguros y confiables, que permiten al cliente acceder a la cantidad de dinero que necesitan con muy buenas condiciones.

Lava la ropa siempre con agua fría

A la hora de programar la lavadora, lo mejor para el bolsillo es lavar en frío o a temperatura baja. Hay que tener en cuenta que el 90% de la electricidad consumida se utilizar para calentar el agua. Es preferible utilizar ciclos de lavado a 30º o 40º y evitar los de 90º.

Decídete a poner un termostato

Siempre será mucho más económico abrigarse más y bajar lo posible la calefacción. Cuando de ahorrar se trata, se recomienda instalar un termostato, y regular la calefacción a un máximo de 20º centígrados en invierno. Cada grado de más gasta alrededor de un 5% más de energía. Igualmente, el aire acondicionado debe estar sobre 25ºC en verano.

¡Cambia por fin tus focos viejos!

Es de vital importancia cambiar los focos normales por los de bajo consumo o LED, ya que estos permiten ahorrar hasta un 80% del consumo de energía, y duran hasta 8 veces más. Su precio es mayor, pero este se rentabiliza a medio plazo.

Haz el super, después de haber comido

Si se va al súper con hambre, será más fácil que entren por los ojos algunos productos, nada saludables en ocasiones, que en realidad no hace falta comprar. Es muy importante también ir con la lista de la compra hecha e intentar seguirla.

Comentarios

comments

Compartir nota