PEREGRINACIÓN, CAMINO DE SANTIDAD Y AMOR

Compartir nota

POR MANUEL PAREDÓN FOTOS MIGUEL CRUZ Noticias Pinal de Amoles, Q r o .

– Trasformar la peregrinación en un camino de santidad y de amor, urgió el padre Bernardo Reséndiz Vizcaya a las más de 600 peregrinas que extenuadas, pero pletóricas de inmensa dicha llegaron ayer a esta población.

Y es que el lunes terminaron la jornada en Ahuacatlán de Guadalupe, después de las siete de la noche, es decir, fueron más de 14 horas de camino, donde tuvieron que cruzar empinadas laderas.

En la comunidad “Cuesta Colorada” también conocida como las “Dos Equis”, se detuvieron para escuchar la santa misa que celebró el padre director Bernardo Reséndiz Vizcaya y tomar los alimentos que generosamente ofrecen, como todos los años, los vecinos del lugar, sin faltar el exquisito té de manzanas de la región y el de las yerbas de la planta “poleo”.

El religioso insistió en que Dios ha dispuesto para las peregrinas un camino de santidad y de no buscarlo para que su corazón cambie, ese camino no sirve.

Porque perdonar y no olvidar, no es perdonar, indicó.

Compartió que en las cinco parroquias donde ha prestado sus servicios le ha entristecido ver que muchas personas viven agobiadas, tristes, deprimidas porque no encuentran sentido a su vida.

Lejos de una enfermedad psicológica, considera que eso corresponde a una verdadera dureza de corazón.

Esa dureza de corazón no debe existir, y retomó que en la primera parte del Evangelio de hoy (ayer), aquellos que lo escuchan vuelven a caer en esa dureza de corazón, ya que algunos escribas y fariseos aseguraban que Jesús sanaba con el poder de Satanás.

Sin embargo, aquellos hombres no alcanzaban a distinguir la presencia de un Dios misericordioso.

Como peregrinas, pidan al Señor que cambie ese corazón endurecido por ese amor que se manifiesta en la cruz, ese amor lleno de sacrificios, de entrega, de ayuda hacia aquellos que están a su lado.

Pidan también que les ayude e ilumine a trasformar esas estructuras de ídolos falsos que no son otros que los pecados.

“Si mis manos, pies, manos y labios te han de servir para evangelizar y atraer mas hermanos a la fe, aquí estoy Señor, hágase tu voluntad, pues mi corazón ya no es ese corazón duro”, expresó.

Dijo que si a lo largo de los 17 años que lleva al frente de la peregrinación no ha buscado la santidad de la verdad, del amor, el camino de la cruz de las peregrinas, tienen todo el derecho de reclamárselo.

Para terminar, comentó que ojalá esas sencillas palabras les ayuden a derribar todo aquello que les estorba en su corazón.

Comentarios

comments

Compartir nota