ROMEROS GUADALUPANOS ARRIBARON AYER A LANDA

Compartir nota

POR ENRIQUE ZAMUDIO Noticias Otates, Landa d e Matamoros.

-Murmullos en las calles de Tilaco advierten la presencia de los peregrinos.

Entre la penumbra se va conformando el pelotón guadalupano, a tan sólo unos metros de la Parroquia de San Francisco de Asís, obra del insigne fraile San Junípero Serra y donde yacen los restos del Padre Miracle.

El pueblo duerme, pero el croar de las ranas y el canto de las cigarras parecen despedir a la romería que reinicia el peregrinar hacia el Tepeyac.

Ayer se estrenó una nueva ruta con destino a la cabecera municipal de Landa de Matamoros, haciendo una breve escala en Otates y la Reforma.

En total oscuridad, la columna avanzó sobre la carretera en un empinado camino.

Apoyados con linternas, los peregrinos leen las alabanzas y rompen el silencio con fervorosos cantos.

Mientras avanzan hacia La Villita se empiezan a revelar sus sombreros, sus paliacates, sus rostros, los rosarios en la mano y el bordón con el que apoyan sus pasos.

Se abre el telón nocturno y deja admirar el amanecer serrano de horizontes tornasolados.

Los peregrinos continúan su marcha contemplando el espectáculo natural mientras rezan la primera parte del Santo Rosario.

Aunque muchos extrañaron el pasaje sobre el cerro, la nueva ruta fue más rápida y le restó varios minutos a lo programado.

Con una hora de anticipación, los peregrinos arribaron a la comunidad de Otates, donde se celebró la Ceremonia Eucarística, presidida por el párroco de Tilaco, Pbro.

Javier Hernández.

Nuevamente la generosidad de los fieles serranos se hace presente en la peregrinación.

Las familias de la localidad de Otates ofrecieron comida y bebida a los peregrinos.

Arroz, enchiladas, carne en chile verde, frijoles negros, agua de tamarindo, de jamaica, limón, entre otros platillos.

Después de la Santa Misa, la romería continuó su camino y participó en una Hora Santa en la comunidad de La Reforma.

Después continuó el último tramo de esta jornada en los caminos juniperianos hasta llegar a la Misión de Landa de Matamoros.

Comentarios

comments

Compartir nota