ADVIERTE MAGISTRADA UNA MAYOR CARGA DE VIOLENCIA EN JÓVENES

Compartir nota

POR MANUEL PAREDÓN Noticias La incidencia delictiva entre los adolescentes, no se ha disparado, pero actúan con más carga de violencia y hasta con cierta saña incluso.

Delitos que más comenten: lesiones, daños, robo simple, posesión de narcóticos, robo con medios violentos, violación y homicidio.

En entrevista, la magistrada de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia doctora en Derecho Mariela Ponce Villa, mostró su preocupación por este fenómeno.

Explicó que de los 4 a 16 años, alcanzan la pena de tres años de prisión y de 16 hasta antes de los 18, 5 años.

Lo que advierte es una mayor carga de violencia y hasta saña en la forma de delinquir de este grupo de la sociedad, alertó.

Planteó además que ha captado como una de las características de los adolescentes, la indiferencia, la inhabilidad afectiva que describen los psicólogos, como que no tienen esa empatía, no se solidarizan con el dolor humano al cometer cierto tipo de conductas delictivas.

Cree que estas nuevas generaciones que nacen con la tecnología, casi es ADN, generan que tengan mucho más acceso a la información de una manera más fácil, lo cual, ciertamente es bueno ya que ayuda para la educación.

Pero también depende de los contenidos a los que tengan acceso, que vean, que revisen, sin ven mucha violencia, imágenes no adecuadas a su edad y adicionalmente el adolescente está atendiendo una problemática interna en su familia, en su grupo social, es una mezcla de factores que también generan que cuando el adolescente incurre en la conducta, la cometa con mayor violencia, con cierta saña, incluso.

Ejemplificó los casos de aquellos menores que maltratan las mascotas pero no saben que le duele al animal y al llegar a la adolescencia, sabe que le esta casando daño a una mascota, incluso a un ser humano.

En su trayectoria en la impartición de justicia en este sector de la población, la ha visto muchos casos de adolescentes a quienes se les atribuye un homicidio, una violación, pero en conjunto de ambas conductas, la forma de ejecución, llama demasiado la atención.

Fue el caso del jovencito que en la comunidad El Blanco, violó y quitó la vida a una menor a la que luego inhumó.

Citó otro caso de homicidio y violación de un muchacho que estaba por llegar a la mayoría de edad que desgraciadamente tuvo muchas complicaciones desde su niñez.

En lo que está detrás de todo esto, observa que entre los factores propios de todo adolescente entre los 12 y 18 años, a veces un poco antes, adicionalmente a esos factores muy comunes en esta etapa de formación de vida, el tema de la educación en casa, de la imposición de límites, de permitir valores, está fallando como familia y sociedad.

Se ha visto que hoy, lamentó, como que se apapacha consciente más a los hijos, no les marcan límites, responsabilidades o no les generan conciencia de las consecuencias por sus actos.

Entonces, afirmó, surge la problemática propia de una persona que está atravesando por la adolescencia y a eso se le suma la carencia de una guía adecuada en casa.

O la existencia de factores externos en su grupo social como por ejemplo que el adolescente no vaya a la escuela, que sea rebeldes, groseros con los maestros, y los papás dejen pasar todo eso, es un combinación de factores que generan formas de ejecución de conductas muy de llamar la atención en personas a tan corta edad.

Las drogas, pero más el alcohol, son otros de los factores que inciden incluso para cometer otro tipo de delitos, externó.

Por ejemplo, un menor de edad que se convierte en drogadicto, roba para tener dinero y comprar la droga.

Desde luego está la violencia intrafamiliar ya que las personas en una etapa de adolescencia tuvieron eventos traumáticos en su propia familia, puede ser violencia física, violencia psicológica, a veces, el maltrato verbal duele más y deja más huella que el físico.

O incluso, una violencia sexual que muchas ocasiones existe en casa y si al niño, al adolescente no se le da la terapia necesaria para que supere ese evento traumático, se le reflejará en su vida.

Comentó que los niños que fueron violentados sexualmente, se convierten en sujetos activos para violentar a otras personas.

Pueden darse incluso casos en los que estén presentes el papá y la mamá, pero presentes nada más, sin que exista un interés por los hijos, no hay amor, cariño, muestras que dijo, necesita mucho un niño.

Todos esos problemáticas, principalmente en el seno familiar se van acumulando, generan que un adolescente genere una conducta delictiva por razones diferentes a las de un adulto, resumió.

Propone que se tiene que trabajar mucho en la prevención, las instancias correspondientes, generen políticas públicas encaminadas a ese rubro, mantener informados a los padres de familia a través de las distintas asociaciones de las escuelas e instancias gubernamentales.

Es decir que como estado se tenga un acercamiento para exponer con casos reales que es lo que está pasando, qué es lo que está sucediendo y cómo debemos proteger a los niños y adolescentes.

Concluyó sosteniendo que nunca será deseable castigar a los adolescentes por delinquir.

Comentarios

comments

Compartir nota