DESIDERIO DÄXUNI Y LA DANZA RITUAL QUERETANA

Compartir nota

Todo y más, podemos esperar del actor, coreógrafo, escritor, chamán de la danza, Desiderio Däxuni Sánchez, creador de las danzas “N´tudi ir Ñudi”, “Las Cuatro Palabras”, “Un Lugar Llamado Thoterifani”, “El Coloquio del Águila”, “La Amorosa Raíz”, así como “Yo, Iscariote”, “El Hacedor del Vínculo”, “Nostalgia de Luna”, “Las Terribles Divinas”, “La Consagración de la Primavera”, “La Noche de los Mayas”.

Con su proyecto “Álamo blanco”, Desiderio presenta estos trabajos escénicos de perfil amerindio, con un tema ritual que propone reflexiones en torno a la realidad de los pueblos originarios; ejecutado por uno o varios cuerpos de estética vigorosa y morena, cuidando que las escenografías no pierdan su aspecto terrenal.

La siguiente entrevista fue realizada por internet.

Mejor.

Así miramos la manera como Däxuni organiza sus ideas por escrito: ¿Cómo fue tu incorporación a la danza? Aquí lo que me interesa que platiques es la forma cómo un bailarín se relacionaba con un arte demandante, antes de la existencia del CENADAC.

“SOY DANZANTE POR AMOR A MI RITO Y A MI DIOS.

ES LA DANZA, MI ESPERANZA ES BONANZA Y ES FULGOR” A veces mi historia la escribo como un sueño que se presenta y revela mi camino.

No es que haya fantasía en ella, es la contundencia de las imágenes y sus signos que hablan por ellos mismos.

El 24 de Junio, el mero día de San Juan.

Un día nublado; pequeñas gotas humedecen la plaza, el atrio de la iglesia y la cabeza de cientos de feligreses del pueblo donde nací.

Con mis pequeños codos me abro paso entre las piernas de las personas hasta llegar al centro que me llama, y descubro con asombro la danza de concheros.

El copal, el sonido de la sonaja y el teponaztle me hablan y me convocan a rendirme ante la danza.

Una voz antigua que reconozco como propia.

De ahí viene la búsqueda en el palpitar del movimiento, de la imagen y del rito.

Después, en la escuela primaria, vino el encuentro con el juego escénico.

“Un negrito bailarín con Bastón y con bombín”; fue el primer encuentro con la construcción de la escena, la ficción y los elementos básicos de la creación.

Todavía puedo mirarme a la distancia y con mucha nitidez recordar los momentos previos de conocer al dragón de mil de ojos: el público.

Puedo evocar la concentración, la emoción y el aliento sereno antes de la escena.

Ahí descubrí la comunicación.

1981.

En la adolescencia, con la decisión de tomar las artes escénicas como una profesión, una forma de ser y de vivir, Emprendí el viaje hacia la ciudad de México.

Ahí se reveló el universo que contiene y despliega la magia del escenario.

La preparación ardua del intérprete, el conocimiento de las técnicas de danza que profundizan en las energías primigenias del ser, las reglas del juego escénico y su dominio, la educación del talento.

El teatro, la danza, la música son las disciplinas que forjaron mi ser.

Peregriné por las escuelas oficiales del INBA, los espacios universitarios y en aquél entonces, las escuelas de las compañías más relevantes del país.

Tantos maestros me vienen a la memoria, sus conocimientos que germinaron y florecieron en mí, para desplegarse en frutos.

Pero, las técnicas artísticas no eran suficientes, había que profundizar más y entonces descubrí el trabajo psicocorporal: La Bioenergética En 1985 llegué al Colegio de Danza Contemporánea del Ballet Nacional de México, el antiguo, el de la calle del 57, años antes de que se fundara el CENADAC, de ahí me viene el rigor y la disciplina como intérprete, coreógrafo y maestro.

Las clases magistrales con personajes notables de la cultura del país, están en mí.

¿CUANDO DECIDES CREAR TU ESTILO, QUE YO LLAMO ETNICO-CONTEMPORÁNEO, CUÁ- LES SON TUS INFLUENCIAS LITERARIAS, CINEMATOGRÁFICAS, VIVENCIALES PARA REDONDEARLO Y PRESENTARLO AHORA COMO CONCEPTO DÄXUNÍ? Tlile Tlapali (1989) Un Hombre Sabio camina hacia el ocaso de su vida, el hombre que se pinta de negro y rojo, el hombre de conocimiento; capaz de detener a la muerte para realizar su última danza, su rito de Paso.

¿QUIERES LLEVAR EL RITO A LA ESCENA? ALGÚN DÍA, LO LOGRARÁS.

FUE LA PREGUNTA Y SENTENCIA DE GUILLERMINA.

“Vine a verte, me gustaría que la pieza fuera más compleja, que ahondarás en el rito, así que regresa a tu lengua materna para comprender más tu universo”, palabras de Esther Seligson.

El mito y el rito como un reencuentro con el origen.

Dejar de creer que son una construcción fantasiosa del hombre, cimentada en el temor y el desconocimiento.

Al contrario, el rito como una técnica de comunicación con lo inasible, con las fuerzas poderosas del universo, con lo más profundo de nuestro ser.

El regreso a mi origen, a mis ancestros, revalora y reorienta mi trabajo.

Su sustento está en la primicia de que todos somos herederos de la tradición y conocimiento de los pueblos indígenas, digo y sigo insistiendo que cuando ellos nombraron el mundo en la antigua lengua plasmaron su pensamiento y filosofía en la voz.

Conocer, asimilar, difundir y recrear el antiguo conocimiento va más allá de ser una propuesta étnica; hay que despertar la memoria de nuestro paisaje, dejar que nos hable, escuchar y comprenderlo para poder recrearlo.

Hablar de nuestros ancestros es hablar de nuestra historia, de todo aquello que forma parte de nosotros.

Luchar contra la negación y el desprecio de nuestra raíz, mostrarnos en la totalidad de nuestro Ser.

De ahí surgen las obras como: N´tudi ir Ñudi, Las Cuatro Palabras, un Lugar Llamado Thoterifani, El Coloquio del Águila, La Amorosa Raíz.

Antiguos trabajos “no étnicos” han tenido también como propósito mostrar la acción del rito, como: Yo, Iscariote, El Hacedor del Vínculo, Nostalgia de Luna, Las Terribles Divinas, La Consagración de la Primavera y la Noche de los Mayas; también los trabajos teatrales como: La Aurora, El joven II y la Edad de la Ciruela.

Influye en mí todo lo que toca mi corazón.

Me conmueve la poesía, la fotografía, el cine, la narrativa.

Una vez me dije que tal vez no me alcanzaría la vida para tanto libro por leer, cine por ver.

Tengo libros que leí y vuelvo a leer.

Ahí están las tragedias griegas, la mitología Indígena de nuestro país y la germana.

La obra literaria de Esther Seligson, la poesía de Francisco Cervantes, los cuentos de Gustavo Marcovich, el cine de Theo Angelopoulus; admiro a mis colegas: la voz de Itzel Rodríguez, el trabajo actoral de mis amigos del CUT y el cine contemporáneo de nuestro país.

¿PIENSAS QUE HAY TENDENCIA A DIVERSIFICAR Y CREAR AL BAILARÍN QUE ACTÚA MÁS ALLÁ DE LAS TÉCNICAS? El Cine, la Danza y la Poesía, comparten el mismo lenguaje: La imagen.

El trabajo en el cine fue un sueño largamente acariciado, se alimentó con los trabajos escolares de Rodrigo Cortés, se concretó con Alejandro Gerber y se ha enriquecido con Alonso Ruizpalacios.

La formación dancística me permitió comprender rápidamente el lenguaje del cine.

Un bailarín tiene una disciplina corporal, desarrolla su intuición para construir una imagen que comunica, esto es muy cercano al trabajo actoral ante las cámaras.

En la poesía busco la imagen, la metáfora y construyo un universo con las palabras.

Así también puede trabajar un creador escénico.

Todo trabajo implica rigor, experimentación, investigación, revisión, talento y si se logra, genialidad.

– Mientras más, mejor-.

Un intérprete completo, total, es aquél que tiene mayor comprensión del lenguaje, lo domina, comunica y conmueve, ya sea danza, teatro, cine o televisión.

Diversificar no es dispersar, es integrar.

Es la conjunción perfecta para transitar por el mundo de la creación.

EL TEMA DE LA VIDA LABORAL DEL ARTISTA.

HAY UNA GRAN PREOCUPACIÓN POR HALLAR SEGURIDAD SOCIAL Y APOYO AL RETIRO DE BAILARINES, ACTORES, MÚSICOS.

¿QUÉ PROPONEN GENTES ADELANTADAS COMO TÚ Y QUÉ PERSPECTIVA MIRAN SIN SER SOÑADORES, SINO REALISTAS? “La danza es muy exigente y muy celosa” decía Guillermina.

Un joven puede entregarse por completo a las exigencias de la danza, entregarse apasionadamente; descubrir que la danza toca capas profundas del ser.

Un joven puede entregarse ciega o conscientemente y creer que no hay otra cosa más importante por hacer.

Un día, una de las grandes figuras de la danza de nuestro tiempo, me dijo: Yo, le entregué mi infancia, mi juventud y mi madurez a la danza.

Me entregué a su exigencia y férrea formación en la técnica, la interpretación y la docencia.

Ahora, que ya tengo más de 50 años, que ya no bailo, me doy cuenta que no sé hacer otra cosa, no tengo otro oficio que me sostenga, doy pocas clases y ya no me invitan a dar cursos.

¿QUÉ HACE UNA SOCIEDAD PARA CON SUS ARTISTAS? ¿QUIÉN PUEDE GARANTIZAR UNA SUBSISTENCIA BÁSICA, DIGNA DE ALGUIEN QUE ENTREGÓ TANTO POR DESARROLLAR EL ARTE Y LA CULTURA DE SU PAÍS? ¿QUIÉN PUEDE SOLVENTAR TANTA INDIFERENCIA HACIA LA SEGURIDAD SOCIAL DE LOS ARTISTAS? LOS SUEÑOS ALIMENTAN EL ESPÍRITU.

¿QUIÉN SOSTIENE EL CUERPO DE CADA DÍA, SUS NECESIDADES DE COMIDA, HOGAR, SALUD Y BIENESTAR? No se pide la seguridad social como una dádiva, es una exigencia, un deber para que nuestros artistas sigan dando frutos y expandan el conocimiento que nunca termina.

Es una gran pena y dolor ver a compañeros, amigos y maestros en condiciones tan precarias, es muy triste y alarmante.

Algo tenemos que hacer, porque como artistas, estamos viendo lo que nos depara el futuro.

Se puede vivir de la danza, es muy difícil, pero se puede.

Se puede aprender otro oficio que sea el sostén del día a día.

Ante un mundo tan voraz y sobrepoblado, el riesgo de que sea imposible es grande para la mayoría de los jóvenes, hay que utilizar la creatividad para construir otras formas de sostener nuestro trabajo.

Hay que seguir insistiendo, de diversas maneras, que el artista es pieza fundamental para nuestro mundo, es el ser que nos puede revelar la trascendencia, de hacer visible lo invisible, que su poder de creación nos comunica y nos conmueve.

Las instituciones que nos gobiernan tienen la obligación y el compromiso moral de mirarnos de frente y asumir su responsabilidad.

…“Y si así no lo hiciere que la nación me lo demande”… Hasta aquí la sincera reflexión de Desiderio Däxuni Sánchez, a quien el 22 de abril veremos en el estreno de la serie de televisiòn “Aqui en la Tierra” en la que tiene una participación como actor.

Las fotos que vemos en esta página pertenecen a las coreografías de nuestro entrevistado “Un Lugar Llamado Thoterifani”, “Nostalgia de Luna” y “La Noche de los Mayas”.

Comentarios

comments

Compartir nota