Tolimán guarda, la tradición del camino de Jesús hacia la Crucifixión

Compartir nota

POR JAHAIRA LARA FOTO STEPHANY DAMIÁN No ti ciasE n la punta del cerro de El Calvario – antiguo centro ceremonial- en Tolimán, fue crucificado Jesús, quien este año fue personificado por Emmanuel Zúñiga en el viacrucis que desde más de 50 años congrega a tolimenses y turistas del estado de Querétaro.

Alrededor de las 11:00 horas, cientos de personas abarrotaron el jardín principal a los pies del palacio de Poncio Pilaros para presenciar cómo fue juzgado Jesús, escena que causo conmoción en algunos de los menores asistentes, quienes se cuestionaban el maltrato que se había dado al salvador de la humanidad.

La representación de las tres caídas comenzó en el atrio del Templo de San Pedro, una vez que Barrabás es liberado y Jesús condenado a morir crucificado; dada la bendición por el padre los asistente comenzaron la procesión por las calles aledañas al jardín encabezada por un grupo de aproximadamente 15 personas que visten de rojo y usan una mascará que emula la figura del diablo; mientras se escucha el sonido de tambores y flautas.

En tanto el contingente avanzaba, la afluencia en las calles incrementaba al unirse miles de tolimenses y visitantes, que recorrieron cerca de dos kilómetros con el sol en su máximo esplendor –desde el atrio al cerro de El Calvario- para presenciar los 14 pasajes bíblicos o estaciones que se representan en el viacrucis; algunos otros ofreciendo su esfuerzo a la Virgen María y Cristo, para redimirse de sus pecados.

El Vía crucis es una devoción centrada en los Misterios dolorosos de Cristo, que se meditan y contemplan caminando y deteniéndose en las estaciones que, del Pretorio al Calvario, representan los episodios más notables de la Pasión; consta de 14 estaciones, cada una de las cuales se fija en un paso o episodio de la Pasión del Señor.

A veces se añade una decimaquinta, dedicada a la resurrección de Cristo.

Es así como Emmanuel Zúñiga de 28 años cargo una cruz de más de 90 kilogramos hasta la punta del cerro –después de más de tres meses de preparación-, en donde con piedras pintadas de blanco se formaba la frase “Tolimán 2018”, su primer año en participar en este recorrido por invitación de Amador Martínez, uno de los organizadores de la representación ya fallecido; luego de que Felipe Luna quien había personificado en los pasados años a Cristo se retirará a la edad de 33 años.

Ya en el Cerro del Calvario fueron crucificados Jesús, Dimas y Gestas, a la mirada de los judíos y el llanto de María la madre del mesías, María Magdalena y Juan; culminó la Pasión de Cristo

Comentarios

comments

Compartir nota