Editorial (Preocupación)

Compartir nota

El obispo Faustino Armendáriz expresó su preocupación por los problema que se viven en el país en general, la escalada de violencia que no para, las extorsiones, los secuestros, los asesinatos, y sobre todo los enormes índices de impunidad que prevalecen.

Ciertamente gran parte de la sociedad parece contaminada en medio de un ambiente en el que muchos no hacen lo que les corresponde, empezando desde el hogar, la escuela, el barrio, el ámbito laboral, y todos aquellos estadios de actuación humana donde parece haberse perdido el sentido de comunidad.

En muchos casos no parece prevalecer el Estado de Derecho y en otros por diversa causas la aplicación de la ley es floja, inconsistente o nula.

Ante ello es imperativo, dijo, revisar con profundidad los señalamientos que se hacen a nuestro país sobre corrupción e impunidad.

Es triste, acotó que la sociedad en general parezca estarse acostumbrando a conocer hechos de violencia.

Ante ello lo deseable es que desde todos los ámbitos se retome el sentido de pueblo, de comunidad, de civilidad y de respeto al otro.

En todo el país, incluido Querétaro, algo ha ocurrido que quizá tenga su explicación en la capacidad de evadir responsabilidades relativizándolo todo.

En ese sentido vale revisar a profundidad qué valores se enseñan y se testimonian a las nuevas generaciones.

Hasta qué punto el factor económico se ha vuelto centro de todo, desplazando a las orillas, en el mejor de los casos, el anhelo humanista que acompañó a muchos de nuestros antepasados que lucharon por el bien y la verdad, sin pretextos, ni evasivas, sin trampas, ni chapuzas.

Lo primero es reconocer que la violencia ha ampliado sus espacios y que no se ha sabido asumir con claridad estrategias que respetando los derechos, sean efectivas en el combate a la corrupción y todos los males que como vasos comunicantes, parecen crecer.

Una consigna que se ha olvidado que tenían muy en cuenta nuestros antepasados es la de que “ya no hay temor” ni de Dios, ni de nadie.

Comentarios

comments

Compartir nota