Nuevo escándalo sacude a VW por experimentar con monos y humanos

Compartir nota

EFE Berlín.

– El sector automovilístico alemán ha sido hoy fuertemente criticado al verse envuelto en una nueva crisis por haber experimentado con monos y seres humanos buscando demostrar que las emisiones de los motores diésel no son tan dañinas para la salud como habitualmente se cree.

La Asociación Europea de Estudios sobre la Salud y el Medio Ambiente en el Transporte (EUGT), un instituto financiado por Volkswagen, BMW y Daimler (fabricante de Mercedes- Benz), sometió a grupos de humanos y macacos a las emisiones de motores diésel, según han revelado distintos medios alemanes.

El portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, aseguró que “esos experimentos no tienen ninguna justificación ética ni científica” y consideró que su realización “obliga a formular preguntas críticas a todos los responsables”.

“Lo que tienen que hacer los fabricantes de automóviles con las emisiones es reducirlas y no pretender demostrar que no son dañinas con ayuda de experimentos con monos y hasta con seres humanos”, agregó haciendo alusión también al escándalo de la manipulación de emisiones que salpicó a Volkswagen en 2015.

También el ministro de Transporte, Christian Schmidt, condenó de la manera “más contundente” los experimentos y advirtió que el caso afecta la credibilidad de la industria alemana.

El debate se desató después de que diversas publicaciones de prensa en Estados Unidos y Alemania revelasen que en 2013 el EUGT encargó una investigación en que se hizo inhalar gases a monos y a seres humanos con el presunto propósito de determinar los efectos que tiene el dióxido de nitrógeno (NO2) sobre el sistema respiratorio y sobre la circulación sanguínea.

Comentarios

comments

Compartir nota