Editorial (Balance)

Compartir nota

El año que concluye fue complejo y complicado por los distintos retos que no sólo a nivel nacional, sino mundial, se conjuntaron en una urdimbre de incertidumbres que afectaron todos los ámbitos.

México sin embargo salió avante gracias a sus fortalezas evidentes como el manejo macroeconómico y a cualidades a veces infravaloradas como la capacidad de su gente por organizarse, solidarizarse y generar bienes sociales, a veces intangibles, que se reflejan en comunidad y en alegría.

No ha de soslayarse sin embargo el incremento de hechos violentos como tampoco los crecientes casos de corrupción en todos los niveles que como siempre, finalmente pagan quienes menos tienen.

En Querétaro por fortuna aunque hay retos y condiciones que reclaman atención, las cuentas de este año son de solvencia y avance, pese a las presiones del crecimiento y a las vicisitudes económicas.

Hay un balance positivo en materia de economía, investigación, atractividad de inversiones, generación de empleos, creación de infraestructura vial y de movilidad, así como en salud y educación.

Aparte del estable entendimiento entre autoridad y sociedad, uno de los secretos quizá, es el que no se ha perdido identidad, y ésta se ha sabido conservar mediante la organización comunitaria que sabe guardar y acunar certezas, herencias y tradiciones.

Hay también en gran parte de la población una inclinación a reconocer la importancia del sentido ético de toda acción para una mejor convivencia, más allá del positivismo meramente legal.

Preservar lo que nos da armonía, estabilidad y cultura, es pilar para la convivencia civilizada y para el desarrollo como estado que hasta hoy ha sabido ser vanguardia y modelo que en otras regiones del país se analiza, se reconoce y se replica.

En ese tenor Noticias inicia hoy el balance anual a través de resúmenes que son nuestra historia; memoria que no tiene desperdicio.

Comentarios

comments

Compartir nota