Carrera en Querétaro
 

Elogia Bangladesh que el Papa haya alzado la voz por rohinyás

Compartir nota

EFE Dacca.

– El presidente bangladeshí, Abdul Hamid, elogió hoy al papa Francisco por alzar su voz frente a la “brutalidad” contra los miembros de la minoría musulmana rohinyá en la vecina Birmania (Myanmar) que encuentran refugio en Bangladesh.

“La muy loable posición que su santidad ha tomado a favor de los rohinyás en apuro y su apasionada voz contra esa brutalidad, nos da esperanzas para una resolución de la crisis”, afirmó el presidente en el Palacio Presidencial en presencia del papa.

“Su cercanía a ellos, su llamamiento para ayudarles y asegurar todos sus derechos otorga responsabilidad moral a toda la comunidad internacional para actuar con prontitud y sinceridad”, añadió Hamid en una sala con amplia presencia de personalidades.

Francisco llegó hoy a Bangladesh en una visita oficial de tres días procedente de Birmania donde, a diferencia de ocasiones pasadas desde el Vaticano, evitó referirse explícitamente a los rohinyá para evitar algún tipo de represalia contra la minoría católica del país.

En Bangladesh, sin embargo, es ese aspecto del viaje el que genera más expectación entre la mayoría musulmana.

El presidente recordó al papa que Bangladesh ha acogido a “un millón de rohinyás que fueron forzados a abandonar la tierra de sus ancestros en el estado de Rakáin en Birmania”, de los cuales 620.

000 huyeron en el último brote de violencia el pasado 25 de agosto.

CON JÓVENES Antes el papa Francisco celebró una misa ante miles de los jóvenes birmanos en la catedral de Santa María de Rangún, a quienes invitó a llevar a su país “la pasión por los derechos humanos y la justicia”, en el que fue su último acto en su visita a Birmania (Myanmar), antes de partir hacia Bangladesh.

En el interior del mayor templo católico del país, Francisco se preguntó cómo es posible hablar de “buenas noticias cuando tantas personas a nuestro alrededor están sufriendo”.

En un país pobre, donde perviven además diferentes conflictos y discriminaciones étnicas, así como la persecución brutal de la minoría musulmana de los rohinyá, Francisco se interrogó: “¿Dónde están las buenas noticias cuando hay tanta injusticia, pobreza y miseria que proyectan su sombra sobre nosotros y nuestro mundo?”.

A los jóvenes católicos birmanos, llegados a la antigua capital desde todas los rincones de Birmania, les dijo que quería que transmitieran “un mensaje muy claro”; que “los muchachos y muchachas de Myanmar no tenéis miedo a creer en la buena noticia de la misericordia de Dios”.

Les encomendó a llevar esta “buena noticia” a quienes sufren y que necesitan vuestras oraciones y vuestra solidaridad, “pero también vuestra pasión por los derechos humanos, por la justicia y porque crezcan el amor y la paz que Jesús nos da”.

Comentarios

comments

Compartir nota