Superar prejuicio y odio pide el Papa a los budistas birmanos

Compartir nota

AFP Rangún. – El papa Francisco, recibido este miércoles por la máxima institución budista de Birmania, consideró “necesario superar todas las formas de incomprensión, de intolerancia, de prejuicio y de odio”, en un país criticado por la crisis de los rohinyás. Tras haber recomendado “el perdón” a los 150. 000 fieles católicos reunidos en un inmenso estadio deportivo para una misa al aire libre, el papa se reunió por la tarde con la sangha, la mayor instancia budista del país.

El papa, que fue criticado porque no mencionó explícitamente a los rohinyás durante su viaje histórico a Birmania, no puede “resolver problemas imposibles” dijo el miércoles su portavoz Greg Burke. El papa no ha perdido su “autoridad moral” al mostrar cautela diplomática, declaró Burke en rueda de prensa. “No se puede esperar que la gente resuelva problemas imposibles”, añadió.

En este viaje inédito en el país de mayoría budista, el pontífice abogó por la unidad y afirmó que no es posible “permanecer aislados los unos de los otros”, durante su encuentro con los dignatarios budistas en un templo de Rangún. Para Francisco, “toda la sociedad” debe “compartir la tarea de superar el conflicto y la injusticia”.

El papa argentino actúa con cautela desde su llegada a Birmania el lunes, teniendo en cuenta que la opinión pública budista ve con malos ojos las críticas internacionales sobre el trato a la minoría apátrida rohinyá. De hecho, el pontífice ha procurado no pronunciar esa palabra tabú, a pesar de que en Roma se refirió públicamente a sus “hermanos rohinyás” “torturados y asesinados”. En Birmania, la xenofobia y el odio de los musulmanes ganan terreno y una gran mayoría de los habitantes considera a los rohinyás, a los que llaman “bangladesíes”, como inmigrantes ilegales que no forman parte del país.

Comentarios

comments

Compartir nota