Respeto, disciplina y orden, ejes rectores de vida: Manuel Velázquez

Compartir nota

Por Mercedes Cortés

Noticias

De las exigencias y dificultades que implica el ejercicio de la agricultura de temporal, la ganadería y la práctica profesional del futbol que rodearon su infancia y juventud, Manuel Velázquez Pegueros ha erigido como los tres principios fundamentales de su vida, la disciplina, la perseverancia y el orden.

Actual titular de la Secretaría de Gobierno del municipio capitalino, abogado de profesión y vehemente seguidor y practicante del futbol, Velázquez Pegueros relató en entrevista para Noticias, los desafíos y motivaciones que han marcado su camino en el servicio público en instancias que van desde el Poder Judicial hasta la administración municipal y la docencia ejercida en la Universidad Autónoma de Querétaro.

Originario del rancho El Jovero en el estado de Guanajuato, hijo del campesino Manuel Velázquez Lugo y Victoria Pegueros Vargas, una mujer que con pasión se dedicó a sus hijos; Manuel Velázquez confiesa que ve en el esfuerzo constante, la disciplina y la perseverancia los elementos más valiosos obtenidos de la enseñanza de sus padres, preceptos que hasta el día de hoy ejercita y transmite a su pequeña hija de cinco años, Renata Velázquez Arechederra, producto de su matrimonio con Selene Arechederra Basaldúa.

Provisto de una natural afabilidad, el funcionario municipal recordó que su infancia arropada por la calidez de sus hermanos Lilia, Silvia y el más pequeño Víctor Manuel, “Manolo” lo condujeron a privilegiar el respeto como elemento indispensable de toda convivencia.

“Siempre he creído que en un país, una familia existen instituciones y deben ser respetadas. Para mí, mi familia, mi padre mi madre  siempre he dicho que se les respeta; hay cosas que uno las haría de forma diferente pero siempre tiene que estar presente el respeto en la convivencia con tus padres y hermanos, tiene que ser el pilar que nos tiene que mover como seres humanos”

Así mismo, la visión como elemento crucial para el logro de metas derivado de una lección determinante: “hacer lo imposible” inculcada por su abuelo que lo impulsó a ver en Benito Juárez un ejemplo de vida y que en el momento decisivo lo impulsó a estudiar la carrera de derecho en la Universidad Autónoma de Querétaro.

Su paso por la educación básica no sería fácil pues por decisión de sus padres, él y su hermano fueron a estudiar a una escuela ubicada a cinco kilómetros de su hogar a donde se trasladaban en bicicleta luego de cumplir con sus obligaciones familiares.

“Me levantaba, ordeñaba, le dejaba a mi mamá la leche para que pudiera hacer queso y me iba a la escuela, a cinco kilómetros, regresábamos a la 1 o 2 de la tarde y llegaba a sacar mis borregas para darles de comer”

No obstante, fue el futbol el que condujo sus anhelos desde niño, etapa en la que, narró, “cualquier momento libre de sus obligaciones en el rancho y en la escuela era bueno para jugar con sus amigos”.

“En las tardes, llegaba de la escuela a sacar a las borregas y me tenía que ir también por las vacas y en ese inter era jugar futbol en cualquier carretera, de un huizache a otro de un mezquite a otro y ahí jugábamos futbol. El sueño era que pudiéramos tener un balón”, relató.

Fue hasta la preparatoria cuando vería los primeros frutos de su esfuerzo en la disciplina deportiva pues la oportunidad de pertenecer a un equipo profesional instaurado en San José Iturbide llegó y al lado de entrañables amigos como César Andrade “Chícharo” y Rubén Garfias aprovechó para emprender el camino efectivo hacia sus sueños.

Sin embargo, las dificultades económicas y dos inesperados accidentes que le arrebataron la vida a su amigo Rubén Garfías y le costaría la amputación de un pie a César Andrade redireccionaron su camino profesional, pero no de sus pasiones.

Ingresó a la carrera de derecho en la Universidad Autónoma de Querétaro con tenis y shorts manchados por el pasto, prueba de su persistencia en las canchas.

Y su camino continuó al ingresar en el juzgado sexto civil impulsado por el juez Juan Jorge Velázquez, a quien, sostiene, le agradece su actual pasión por el derecho como una disciplina que exige el respeto, la disciplina y el orden en su ejercicio.

“Hoy amo el derecho y le agradezco muchísimo mi carrera, ahí empecé. Empecé a leer y a trabajar, afortunadamente y bendito sea Dios seguimos adentro del derecho”

Posteriormente, Antonio García Acuña colega apreciado de la Facultad de Derecho sería el enlace con el actual alcalde de Querétaro, Marcos Aguilar Vega integrándose a su equipo de trabajo en actividades jurídicas que con el paso del tiempo aumentarían en exigencia al desempeñar funciones en la administración pública.

Hoy, Manuel Velázquez Pegueros es titular de la Secretaría de Gobierno municipal, un cargo que ha asumido con total responsabilidad pues asegura que la eficacia debe ser un elemento presente en su labor.

“Soy un apasionado del trabajo, normalmente soy el primero que llego y el último que me voy y así lo he hecho en todos mis trabajos en donde he estado”

En este plano, Manuel Velázquez sostiene que uno de los retos más importantes a los que se enfrenta actualmente es la fusión equilibrada de su vida laboral con su vida familiar, pues extensas jornadas en ocasiones lo conducen a acompañarse de su pequeña Renata en la oficina.

“Luego mi hija viene aquí los fines de semana que tengo trabajo y dice, voy a trabajar con mi papá, tiene cinco años y me acompaña en esa parte y mi esposa también la verdad es que han sido muy comprensivas con mi trabajo”

LA MEJOR EXPERIENCIA FAMILIAR

Al ser cuestionado sobre la experiencia familiar que recuerda con más cariño, Manuel Velázquez Pegueros no dudó en elegir el nacimiento de su hija y la responsabilidad imprevista que le solicitó la enfermera al pedirle que se hiciera cargo de su primer baño.

Entré al parto y mi esposa me encomendó no perderla de vista. La enfermera me dice… báñela. En mi vida había tenido esa responsabilidad”, narró con una enorme sonrisa.

 

Datos curiosos:

 

¿Cree en la suerte?

No. Creo en el trabajo.

Comida favorita:

Barbacoa.

Mayor sueño en la vida:

Seguir siendo un ser humano congruente.

Grupo musical favorito:

El Recodo.

Película favorita:

Rancheras de antaño.

Algo que no puede faltar:

La cartera. “Mi papá siempre decía que teníamos que traer aunque sea un peso en la bolsa por cualquier eventualidad”

Algo que no tolera:

El desorden.

Comentarios

comments

Compartir nota