​Préstamos rápidos, ¿cómo solicitar uno cuando no se cumplen ciertos requisitos?

Compartir nota

Noticias
Los préstamos rápidos online se han vuelto muy populares en los últimos años. Hay muchos portales haciendo llegar eslóganes a los que pocos usuarios necesitados de dinero pueden escapar, destacando la inmediatez en la recepción de la cantidad deseada y la facilidad con la que se realiza la solicitud.
Para entender en qué consiste este producto financiero, habría que empezar por abordar el concepto. Están concedidos de forma individual y personal, de manera que cada cual puede dar el uso que considere conveniente al préstamo solicitado. Uno de las razones más recurrentes para solicitarlos es, según Credy24, mejorar la situación de tesorería, es decir, contar con un respaldo económico para hacer frente a las deudas de forma más holgada.

La razón por la que estos préstamos son rápidos es porque, desde que se inicia el trámite hasta que el dinero se recibe en la cuenta bancaria indicada, puede que no pasen más que unos minutos. Un procedimiento que contrasta con el que el de las entidades tradicionales, en las que el tiempo de espera puede dilatarse días o semanas.

Cuando el buró de crédito no es impedimento

Lo cierto es que el historial de los mexicanos en sus relaciones con la banca ha estado tradicionalmente plagado de sombras. Ilustrativo que en 2013 la revista Forbes se hiciera eco del aumento de la cartera de préstamos más de un 10%, algo que caminaba paralelo al crecimiento en el índice de la morosidad: del 2.53% al 3.42%. Tenía que ver con el impacto que los problemas financieros que las constructoras de vivienda del país estaban atravesando.

Mejores eran las noticias que nos llegaban a principios de este año. Pese a estar en un contexto de incertidumbre y alta volatilidad económica, la morosidad en la banca mexicana siguió a la baja. En concreto, se ubicó en un 2.15% al cierre de 2016. Entre los capítulos que más morosidad muestran, en el ámbito de los créditos al consumo, lidera el de las tarjetas de crédito, seguido de los financiamientos de nómina y los préstamos personales.

Los préstamos rápidos y créditos rápidos a través de Internet dan al solicitante opciones incluso cuando la banca tradicional les daría un contundente “no” por respuesta, solo considerando su historial. En los préstamos sin buró de crédito, como explica Credy24, “tener una deuda no es un impedimento para poder beneficiarse de un crédito personal”.

Buró de Crédito es, en realidad, una empresa mexicana que se constituye como sociedad de información crediticia. Cuando se hace alusión a ella, se habla de las posibilidades de que las entidades soliciten información previa a la persona que solicita un crédito. El objetivo es registrar su historial.

Algunas compañías y portales añaden además “sin anticipos”. Esto significa que el dinero solicitado se entrega al cliente de una sola vez, aunque eso acarrea devolverlo de la misma manera, en un solo pago. La ventaja del método, para Credy24, es que el solicitante evita tener que pagar comisiones por partida doble.

Facilidad en la solicitud, razones para explicar el auge

Así pues, recurrir a préstamos sin buró de crédito o sin aval es la mejor opción para quienes no cumplen ciertos requisitos. Credy24 recuerda que no hay ninguna ley que obligue a conceder préstamos personales checando buró y asegura que, de hecho, quienes solicitan buró de crédito solo pretenden recabar más información sobre el solicitante. Y es que, después de todo, el prestamista puede establecer sus propias condiciones para aceptar solicitudes.

“Los créditos personales online son, para muchos, una segunda oportunidad justa y necesaria”, indica Credy24. Sin embargo, el portal asegura que prácticamente ninguna compañía concede préstamos personales sin hacer unas consideraciones previas. Las entidades, lógicamente, admitirán solo las peticiones de aquellos clientes que tengan capacidades de pagar.

Así pues, quienes realmente pueden solicitar préstamos personales online, microcréditos online o préstamos rápidos, considerando sus múltiples acepciones, serán quienes reúnan alguno de estos requisitos: presentar recibo de sueldo o nómina, presentar documentos que acrediten ingresos cuando se es freelancer o demostrar otras fuentes de ingresos permanentes.

Requisitos que sí hay que cumplir

Los señalados pueden no ser los únicos requerimientos que una compañía realice al solicitar un crédito online. Hay otras condiciones que cumplir, incluso cuando esta no checa buró: ser mayor de edad, presentar la Credencial de Elector o documento oficial equivalente, ser titular de una cuenta bancaria y tener una dirección de correo electrónico y número de celular, a efectos de notificaciones.

Así pues, estas nuevas compañías de crédito se han alzado como una potente herramienta ante entidades tradicionales, que sí suelen ser más estrictas a la hora de valorar a los solicitantes. Además, operan a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, lo que las hace ganar en adeptos. Y es que, exceptuando el banking online, los bancos de siempre han demostrado cierto inmovilismo a la hora de adaptarse a ciertos contextos, que se están convirtiendo en los favoritos de los usuarios.

Claro está que, como decíamos, ofrecer flexibilidad de acceso no significa barra libre. Las compañías de crédito están obligadas a asegurarse, de algún modo, de la solvencia de sus clientes. Más aún después de la crisis financiera global que originó la caída de Lehman Brothers, y puso de manifiesto las malas prácticas que habían llevado a cabo algunas entidades.

Consejos para comprar opciones

No todos los solicitantes tienen las mismas condiciones, así que se recomienda que este se fije bien en las condiciones ofrecidas por el préstamo, y se asegure de que podrá acogerse a las mismas. Preguntarse por el plazo de devolución y los intereses es obligatorio.

Otro aspecto importante son los gastos de gestión. Los préstamos personales sin buró tienen honorarios proporcionalmente menores, sí, pero esto es un arma de doble filo: el solicitante tenderá a pedir más dinero. Conviene pedir solo que se necesite, porque solicitar una cantidad mayor implicará también más comisiones.

Las facilidades para el pago o las trabas impuestas también serán factores que harán a los usuarios decantarse por una u otra opción. Para muchos, la compañía que esté detrás y la confianza que le genere también será aspecto prioritario, y se dejará llevar por testimonios de personas de su entorno.

Comentarios

comments

Compartir nota