¡MITOS MÁS COMUNES DEL MATRIMONIO! ELLOS NOS LO CUENTAN…

Compartir nota
POR SHARENY LÓPEZ SERRANO FOTOS ROMÁN CASTILLO NoticiasMuchas veces las expectativas de mat r imonio suelen estar cons t ruidas sobre mitos que -tanto la gente a nuestro alrededor como el séptimo arte- nos han hecho creer.Por lo que el pasado lunes cinco de junio motivados por la curiosidad de conocer las realidades sobre algunos de los mitos más comunes, salimos a las calles del Centro Histórico para que las personas como tú y yo nos platiquen acerca de las conclusiones a las que ocasionados por la propia experiencia han llegado ¿estás listo? 1.

“Hay una edad en la vida en la que debes casarte” No importa si son 28, 30 o 35 años, o si te lo dijo tu mamá, tus amigas o lo leíste en el artículo de tu revista top preferida.

No hay una edad perfecta para casarse, “porque cada quien es libre de elegir su futuro y tomar la que será una de las decisiones más importantes en la vida de una persona”.

Nos confesó un chico un poco contrariado por el tema puesto que en las reuniones familiares, constantemente “es bombardeado” por ese tipo de preguntas, “a veces por eso ya no quiero llevar a mi pareja a esas fiestas” agregó bromeando.

2.

“Deben vivir juntos antes de casarse” “Es una buena idea para que la pareja se conozca más a profundidad”, sí, pero no es algo que garantice una relación exitosa” fue la opinión más frecuente siempre y cuando se entienda y respete por ambas partes de la relación y los terceros que eso es una decisión personal, y que se tomará sin que ninguno de los dos se sienta presionado para hacerlo, ¿tú que piensas? 3.

“Tener hijos hará tu matrimonio más fuerte” Realmente esta opinión causó un gran revuelo entre los jóvenes, quienes en su mayoría contestaron que no hay nada más alejado de la realidad, por lo que consideramos escribir las posturas contrastantes al respecto.

El primero —y más deseable para los mayores— es que si todo en un matrimonio va bien, sano, el anuncio de la llegada de un hijo hará que la pareja y uno mismo no quepan de la emoción, sumándose un elemento amoroso más a la familia.

Pero el segundo caso no es tan bueno como el otro, ya que puede suceder que entre la pareja se comiencen a tener problemas imposibles de resolver, y la llegada de un hijo nunca será la solución, sino todo lo contrario “es egoísta darle esa enorme responsabilidad de fortalecer un matrimonio a una pequeña criatura que llegó a un lugar en donde las cosas ya estaban mal” confesó una chica que además nos recordó que la comunicación es esencial en una relación, “la felicidad en un matrimonio no tiene que ver con nadie más que con las dos partes”.

Comentarios

comments

Compartir nota