Vino queretano para el mundo

Compartir nota

POR MÓNICA VÁZQUEZ FOTOS SIXTO Noticias Con motivo de la visita de Jean Marie Arnaud, Director General de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), se realizó una gira de trabajo por el estado, específicamente por la Ruta del Arte, Queso y Vino, con el objetivo de conocer a fondo el trabajo que los vitivinicultores queretanos han realizado en cada uno de los diferentes viñedos.

El recorrido comenzó en los viñedos La Redonda, donde Ramón Vélez, enólogo del lugar recibió a Jean Marie Arnaud, para invitarlo a un recorrido por la finca y conversar a profundidad acerca del tipo de uva que se cultiva a bien de brindar el conocimiento preciso sobre las características del vino ahí producido.

Así mismo, encabezó la muestra del proceso y el tipo de tecnología que se emplea para la producción de esta bebida.

Posteriormente Jean Marie Arnaud se trasladó Bodeca de Cote en el municipio de Ezequiel Montes que también alberga la Finca Sala Vive.

En la primera, una casa vitivinícola creada mayormente por adobe para procurar la temperatura fresca del establecimiento y mantener la bebida en el primer nivel de calidad.

En este contexto, los invitados pudieron observar las cavas de 7 metros de profundidad, zona en donde se guardan barricas hechas de diferentes materiales para la conservación del vino.

Para continuar su visita, se extendió la invitación a todos los presentes a acudir al área de restaurantes para degustar de un buen vino tinto mientras disfrutaban del extraordinario paisajismo que ofrecen los viñedos del terreno.

El recorrido concluyó en la Finca Sala Vive de Freixenet, una empresa familiar compuesta por 120 hectáreas productoras de más de dos millones de botellas de vino al año, con cosechas que producen vinos blancos, rosados, espumosos y tintos elaborados con uva queretana y del centro del país.

Grandes tanques que en total procesan 2 millones de litros de vino al año de dispusieron para la apreciación de los presentes; para más tarde contemplar las cavas que se encuentran a 25 metros de profundidad y que almacenan las botellas de vino.

Fue un vino espumoso de 21 años de añejamiento el que deleito el paladar de todos los visitantes dejando en alto el nombre del estado, no sólo por el arduo trabajo de los vitivinicultores, sino también por la calidad de uva que se produce en esta tierra, que responde a cualquier paladar por más exigente que se disponga.

Cabe resaltar, que a esta gira también asistieron el Secretario de Turismo en el estado Hugo Burgos, el Director General del Consejo Mexicano Vitivinícola, Luis Gabriel Padilla; el Presidente de la Asociación Vitivinícola del estado de Querétaro, Lluis Raventos y representantes de la Secretaría de Cultura, además de 16 productores vitivinícolas en el estado.

Comentarios

comments

Compartir nota