Bondades de los omega 3

Compartir nota

Las grasas omegas, buenas o HDL, protegen nuestro corazón de sufrir algún problema de salud, sobre todo de las enfermedades relacionadas con la hipertensión arterial y derrames cerebrovasculares, así como también de algunos tipos de cáncer.

Los ácidos grasos omega-3 son una serie de sustancias que debemos integrar en nuestra dieta, pertenecen al grupo de los ácidos grasos poliinsaturados y también son llamadas “esenciales”, porque nuestro organismo es incapaz de fabricarlas, por lo cual deben ser ingeridas en nuestra alimentación diaria.

Los ácidos grasos omega-3 están implicados no sólo en la maduración y el crecimiento cerebral y retiniano del niño (por eso la leche materna lleva estos ácidos grasos), sino que también intervienen en los procesos de inflamación, coagulación, presión arterial, órganos reproductivos y metabolismo graso, entre otros.

El consumo en la alimentación de ácidos grasos esenciales, los omega-3, en un adecuado equilibrio y cantidad, contribuye a estabilizar el metabolismo de las grasas en el organismo e interviene en otros muchos procesos orgánicos.

Gracias a ellos se regulan el metabolismo de las grasas (concretamente del colesterol) su cantidad y su transporte, disminuyendo así el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

También intervienen en la reducción del colesterol total y del “colesterol malo” (LDL), facilitando el aumento de las grasas buenas o HDL, que son las que se encargan de limpiar nuestras arterias.

Un buen equilibrio en el aporte de ácidos grasos esenciales y el aporte significativo de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, retarda la aparición de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos.

Mucha gente no tiene el buen hábito de “invertir en su salud”, realizándose un check up por lo menos una vez al año; además de asistir con su médico y con un nutriólogo clínico para llevar un control de su condición clínica y nutricia.

La prevención nos ayudará, en buena medida, a evitar padecer enfermedades.

Mucha gente desconoce la importancia del control del colesterol total, los triglicéridos y del perfil de lípidos, los cuales son las grasas buenas o HDL, así como las malas o LDL y las VLDL.

Las grasas buenas u omegas las encontramos en el aguacate, ajonjolí, almendras, nueces, piñones, cacahuates y pistaches; además, en los aceites vegetales como los de canola, soya, aguacate, pepita de uva y olivo, así como en los pescados azules como el bonito, la sardina (no enlatada) y el salmón, entre otros; los pescado blancos también contienen grasas buenas, pero en menor cantidad.

E s importante conocer el estado de la salud de las personas, a muchas de mis pacientes les pregunto sobre su historia clínica, si padecen de quistes de ovario o de mama, ya que para este tipo de pacientes no son recomendables este tipo de alimentos, sobre todo las nueces, almendras, cacahuates, piñones, ajonjolí, canela o chocolate, entre otros; reitero, debemos considerar que una dieta es adecuada respetando la individualidad de cada persona, las diferencias que cada uno tenemos nos plantean distintos requerimientos nutricios.

Por otro lado, debemos conocer las porciones adecuadas de este tipo de grasas para cada persona, porque aunque sean “grasas buenas”, no dejan de ser grasas y el criterio para indicar los requerimientos de cada alimento y para cada persona lo va a determinar el nutriólogo clínico en una valoración nutricional.

Sabiendo que las grasas buenas se encuentran en alimentos tan ricos como las nueces, almendras, pistaches y piñones, algunas personas consumen sin medida este tipio de semillas, en el tiempo que dura una película o un programa de televisión, se la pasan ingiriendo “grasas buenas” y eso no es correcto, debe tenerse mesura.

Recomiendo que los aceites vegetales no sean recalentados a la hora de cocinar, ya que con esta acción perdemos el beneficio que brinda este alimento.

Además, respecto a las cápsulas de aceite de pescado o salmón que venden en los centros comerciales, debemos conocer cuáles son las adecuadas y tomarlas solo cuando sean indicadas.

Estimados lectores, les invito a seguir aprendiendo y a procurar que nuestra dieta sea equilibrada y adecuada, lo cual nos ayudará a tener mejor calidad de vida.

utrición Clínica y Bariatría Céd. Prof. 3741637 Teléfonos Consultorio: 196-6756 Celular: 442 147 85 42 Santiago de Querétaro, Qro. nutricionybariatria@yahoo.com.mx

Comentarios

comments

Compartir nota