Luz Mariana del Castillo, una mujer sin límites.

Compartir nota

“Me encanta hacer cosas que la mayoría de no se imagina que puedo hacer”.

 

Era su primer día de clases y al salir del colegio fue atropellada. Tenía apenas once años. Debido a las lesiones quedó con cuadraplejia; no obstante, tras una incansable lucha por ser exitosa, logró graduarse de la Universidad de Harvard, gracias a su determinación y al incondicional apoyo de su familia.

Así inicia la película “La Historia de Brooke Ellison”, dirigida por el actor Christopher Reeve, basada en el libro “Los Milagros existen: una madre, una hija y un viaje” escrito por la propia Brooke Ellison, quien fue la primera persona cuadrapléjica en graduarse de Harvard.

Sin embargo, si la historia de Brooke Ellison es conmovedora, el testimonio de la joven queretana Luz Mariana del Castillo es inspirador. Mujeres determinadas, sobresalientes, que viven al límite.

Luz Mariana del Castillo, persona con discapacidad motriz es licenciada en Psicología por la Universidad Anáhuac, nos recibe en su oficina en el Palacio Conín, donde encabeza proyectos del DIF Estatal, en coordinación con la Secretaría de Obras Públicas y la Secretaría del Trabajo, para promover la accesibilidad arquitectónica universal, pero al mismo tiempo para asesorar a dependencias y empresas sobre temas de inclusión.

“Vamos a brindar asesoría de cómo convertirse en empresas incluyentes, ya que muchos empresarios tienen la disponibilidad, pero no saben cómo”.

En entrevista, Luz Mariana del Castillo considera que el reconocimiento a las mujeres y particularmente el Día Internacional de la Mujer, es una fecha que debe ser representativa todos los días de cada año con la presencia  de la mujer y especialmente haciendo valer sus derechos.

Aunque en los últimos años se han realizado múltiples y constantes esfuerzos por garantizar la equidad de género, Luz Mariana lamenta que las personas con discapacidad son personas en situación de vulnerabilidad y aún más las mujeres con discapacidad.

“Es mucho más probable que un hombre con discapacidad tenga estudios o un trabajado digno y que también tengan una pareja o familia. La sociedad lo ve más común”.

La discriminación que ha enfrentado desde pequeña la ha motivado a seguir adelante, romper paradigmas, terminar una licenciatura, obtener un empleo y encabezar Andando, I. A. P., una institución que trabaja a favor de las personas con discapacidad.

Luz Mariana recuerda que desde que estaba en maternal, en una escuela Montessori, los papás de sus compañeros empezaron a protestar con los directivos del plantel, sólo por el simple hecho de que ella estaba ahí con sus hijos “sin discapacidad”.

Situaciones similares ha enfrentado a lo largo de su vida, pero gracias a su determinación y el apoyo de la familia ha logrado salir adelante, aunque todavía persistan desafíos.

“A mi alrededor todavía hay varios paradigmas los cuales provocan trabajo para ser mucho más independiente”, nos comenta Luz Mariana.

“Me gusta la adrenalina”.

Luz Mariana es reconocida por sus compañeros de trabajo, su asistente Jimena, amigos y familia por ser una persona con un gran sentido del humor, ocurrente, amante de las películas y de las actividades extremas.

A veces realiza natación y hasta incluso se le ve “volar” amarrada a un arnés en una pared de escalada.

“Me gusta la adrenalina”, sostiene Luz Mariana. “Me encanta hacer actividades que la mayoría de la sociedad no se imagina que puedo hacer, tan solo por tener discapacidad”.

Quizás por eso Luz Mariana comparte que su película favorita es “La Historia de Brooke Ellison”, la historia de una joven mujer que, como ella, luchó y enfrentó muchos retos para salir adelante, para vivir como el común de la sociedad.

Finalmente, Luz Mariana del Castillo llamó a las mujeres a “sentirse orgullosas de ser mujer, que se den a respetar, pero que al mismo tiempo vivan lo que desean vivir”.

—¿Y a los hombres? —le preguntamos.

—¡Que son un caso perdido! ¡No es cierto! Yo les diría que tengan paciencia con las mujeres, pero más ciencia para poder entendernos, porque somos más complejas.

Comentarios

comments

Compartir nota

Video promocional