Se mete Gallos a zona de Liguilla

Compartir nota

Es cierto, debe llegar la época de los piropos para Gallos Blancos. No por el triunfo claro ante Pachuca, sino por su forma de jugar, de entregarse, de comprometerse, de tenerle cariño y luchar por sus colores. El 3-0 sobre Tuzos fue un claro ejemplo de que tienen material humano para poder meterse en la liguilla, pues arribó a 15 puntos.Pero no son piropos resultadistas, porque al final, el marcador, sólo fue una consecuencia de lo que se vivió en el terreno de juego, aunque por allí queda la actuación gris de un equipo como Pachuca que nunca pudo detener el ímpetu y orden de Gallos Blancos.

Los goles del encuentro fueron obra de Yerson Candelo (5), Neri Cardozo (12) y Camilo Sanvezzo (83).

Pero el gol de vestidor de Candelo al minuto 4, fue muy importante, fue un golpe anímico para Pachuca, pero con la calidad de sus jugadores, podrían haberse recuperado, pero el vendaval queretano no los dejó ni respirar, porque pronto llegó el segundo por parte de Neri Cardozo, que tan pronto recogió el balón para ponérselo dentro de la playera como un homenaje a su bebé.

Sin duda el parón de vino bien a Gallos, porque tuvieron la oportunidad de practicar la entrega del balón y esta vez el porcentaje de equivocaciones, casi se redujo a cero y por esta razón plestaron poco tiempo el balón a los adversarios. Así se hicieron dueño de las acciones y se volvieron unos caciques del terreno, aunque los tiempos del futbol puedan crear un espejismo, pero en términos generales Gallos hizo trizas al rival.

Cuáles fueron las circunstancias, primero un buen trato del balón, pasando por una excelente recuperación con Juan Forlín, quien reapareció, junto con Cardozo y Luis Noriega, quienes además tuvieron profundidad, lo que ayudó a Yerson Candelo y sobre todo el “Pájaro” Benitez, quien estuvo muy activo, desequilibrante, haciendo recortes para el centro del campo que volvieron locos a los defensas tuzos.

Este es uno de los grandes aciertos del técnico Jaime Lozano, darle la confianza y credibilidad a Benitez que antes se la pasaba en la banca o entraba en el segundo tiempo, ya que los partidos estaban casi perdidos. De hecho de sus botines salió el pase para Cardozo que metió el gol.

Tuzos todos atolondrados, trataron de reaccionar, pero fue imposible, porque se encontraron con una muy bien plantada defensiva, resaltando la alineación de Ricardo Esqueda. A los de la bella airosa les faltó la picardía y verticalidad de “Chuky” Lozano, Erick Gutiérrez y también de Franco Jara y parece que les afectó notoriamente porque sus ataques no tenían la creatividad, ni los cambios de juego de otras veces.

Era importenta conservar la ventaja para el segundo tiempo y lo lograron y en la parte complementaria, Diego Alonso adelantó líneas, pero allí estaba el guardián Tiago Volpi y lo demostró en ese cabezazo de Víctor Guzmán que desvió espectacularmente.

Pero de cualquier manera, esta vez los aficionados no estuvieron en el filo de la butaca, porque el equipo controló las acciones y remataron sobre el 83, cuando Camilo Sanvezzo que había entrado por Emmanuel Villa, medió un gol, luego de una media vuelta, con el que se quitó al marcador y disparó potente y abajo para que Oscar “Conejo” Pérez se comiera el tercero lapidario.

Comentarios

comments

Compartir nota

Video promocional