Adrián Salvador, un joven diseñador en la corte de los grandes de la moda

Compartir nota

Valencia (España).- Adrián Salvador es diseñador y
a sus 23 años ya ha logrado cumplir lo que podría ser el sueño de
cualquier iniciado en el mundo de la moda: diseñar para la primera
dama de los EE.UU, Michelle Obama. Una mujer que, desde su llegada a
la Casa Blanca, se ha convertido en un icono de la moda.
Salvador, natural de Valencia (este de España), ha tenido también
la oportunidad de diseñar para la todopoderosa directora de Vogue
USA, Anna Wintour. Con este currículum, y a pesar de su corta
carrera, tiene, a priori, todas las papeletas para convertirse en
uno de los grandes de la moda.
Este joven diseñador ya apuntaba maneras desde el principio. Al
presentar la segunda colección de su firma Siemprevivas en la
Valencia Fashion Week, junto a su socio Lucas Zaragosí, logró el
premio a la mejor Colección en la Zona Joven “y eso supuso el paso a
la pasarela grande”, recuerda el diseñador en declaraciones a EFE.
Le llamaron de la firma española Adolfo Domínguez y estuvo
trabajando con ellos durante un tiempo.
Y tras su tercera colección le comenzaron a llover las ofertas de
los grandes a nivel internacional. Nombres del olimpo de la moda
como Proenza Schouler, Viktor&Rolf o Alexander Wang le tentaron para
que fuese uno de los suyos, pero se decantó por J. Mendel porque su
estilo le iba más y le llevaba siguiendo desde que comenzó en la
moda. Además, a una oferta así “no puedes decirle que no”, subraya.
Y así está, trabajando en Nueva York, para una de las firmas más
prestigiosas del mundo de la moda.
Salvador califica de “alucinante” su experiencia en la ciudad de
los rascacielos, “lo dicen en las películas, pero es así. Allí casi
todo es posible”, asegura.
Confiesa que todavía no le ha dado tiempo a pensar con
tranquilidad en todo lo que le está pasando pero no se olvida de
Siemprevivas “porque es nuestro proyecto personal”, dice en alusión
a su socio Lucas Zaragosí.
Recuerda, entre risas, cómo una mañana llegó su jefe en Nueva
York y le dijo que debía ocuparse del encargo de una clienta llamada
Michelle, así, sin darle ningún dato más.
No fue hasta que abrió la carpeta que contenía la información de
la ropa que se le había hecho con anterioridad a esta clienta cuando
se dio cuenta de que no era una Michelle cualquiera, sino Michelle
Obama, la Primera Dama de los EE.UU. “Me quedé descolocado de la
ilusión que me hizo”, rememora.
Explica que no ha llegado a tratar en persona con ella, pero es
que con clientas de este tipo “no se funciona así”.
Toda la información, incluidas tallas, medidas y preferencias, se
recogen en minuciosas carpetas a partir de las cuales se
confeccionan los pedidos.
Si cabe, más ilusión le hizo a este joven valenciano diseñar una
chaqueta para la directora de Vogue USA, Anna Wintour porque,
explica, “es la persona que más manda en el mundo de la moda”.
Ella es clienta habitual de J. Mendel y quería una chaqueta de
visón para el día de Acción de Gracias: “nos llamó el lunes y
tuvimos que parar la producción para satisfacerla”.
Diseñar para esta gurú de la moda supone “hacerlo con muchísimo
mimo” y al finalizar el trabajo tuvo la suerte de conocerla en
persona “porque ella mismo vino a recogerla”.
De Anna Wintour dice que sin gafas “no da tanto miedo”, cuenta
entre risas.
“Esto es mejor que un máster. Trabajo con gente que ha pasado por
las mejores casas, aprendes de todos ellos y tienes todos los
recursos. Estás trabajando a lo grande”, explica Adrián Salvador.

Comentarios

comments

Compartir nota